Más Noticias

CFK calificó al Gobierno como “régimen macrista”

La expresidente encabezó un acto en Tucumán, apuntó contra el oficialismo y cuestionó los proyectos “reformistas”

La expresidenta y senadora nacional electa, Cristina Kirchner, se refirió hoy al gobierno de Cambiemos como “el régimen macrista, donde las normas no son las de la Constitución, las del Derecho Laboral ni las del Estado de Derecho”. Además, cuestionó los proyectos de reforma laboral y previsional que impulsa la Casa Rosada e hizo un nuevo llamado a la unidad de la oposición para frenar esas medidas. Lo hizo tras participar del acto de cierre de un “Encuentro de Mujeres Peronistas del Norte Grande” en la localidad de El Cadillal, distante 21 kilómetros al norte de la capital tucumana. El evento, del que participaron cientos de militantes de Tucumán y de provincias vecinas, fue organizado por la titular del Partido Justicialista local, Beatriz Rojkés de Alperovich, esposa del ex gobernador y actual senador José Alperovich, quienes anoche agasajaron a la ex presidenta con una cena en su casa.

“Libertad a Julio De Vido y a Amado Boudou, dos presos políticos de este gobierno” fue una de las consignas enarbolada por los organizadores del encuentro, del que también participaron la intendenta de La Matanza y titular de la Federación Argentina de Municipios, Verónica Magario y la economista, y ex presidenta del Banco Central, Mercedes Marco del Pont.

Bajo el calor abrasador de la siesta tucumana, Cristina le dedicó la mayor parte de su discurso de casi media hora a cuestionar las reformas impulsadas por el gobierno de Mauricio Macri. “En la Argentina, se quiere esconder bajo el pomposo nombre de reformas lo que son lisa y llanamente pérdidas de derechos”, lanzó la líder de Unidad Ciudadana. Y recordó que durante su anterior paso por el Congreso, antes de llegar a la Presidencia de la Nación, se opuso “por convicción y por historia” a los distintos proyectos de reforma laboral que se planteaban. Además, resaltó que durante los 12 años de gestión del kirchnerismo “no hubo reforma laboral ni se le quitó derecho alguno a los trabajadores” sino que “al contrario, se restituyeron derechos, se estableció un sistema de paritarias, había convenciones colectivas de trabajo y el salario mínimo vital y móvil”.

Además, le reclamó al gobierno de Mauricio Macri que convoque a “un debate público participativo para que expliquen por qué las políticas que hundieron al país en la más terrible crisis, que fue la de 2001, ahora van a dar buenos resultados”. Y agregó: “El pueblo quiere saber de qué se tratan la reforma previsional, la laboral y la tributaria”.

“Régimen macrista”

En un tramo de su discurso, cuando un grupo de militantes comenzó a gritar “Macri, basura, vos sos la dictadura”, Cristina los interrumpió: “No digamos eso, porque después nos critican”, explicó. Y lanzó: “Este es un régimen macrista, por así decirlo. En el régimen macrista las normas no son las de la constitución, no son las del derecho laboral, no son la del Estado de Derecho. Es eso: un régimen, un régimen macrista”.

Cristina Kirchner llegó a Tucumán anoche, en un vuelo de línea de Aerolíneas, en un asiento de primera clase, rodeada por personal de seguridad y algunos colaboradores, incluido el ex jefe de la AFI, Oscar Parrilli. Su presencia pasó prácticamente inadvertida para los pasajeros, dado que ingresó a la aeronave cuando todos ya estaban en sus lugares. Además, para evitar cualquier tipo de contacto, subió a un auto que la esperaba en la pista de aterrizaje y se dirigió hasta un hotel ubicado frente al parque 9 de Julio de la capital tucumana. Allí, Cristina pasó un momento incómodo, cuando algunas de las personas que se encontraban en el bar del establecimiento comenzaron a insultarla. “Chorra”, “devolvé la plata que se robaron” y “que se vaya”, fueron algunos de los gritos contra Cristina, quien ignoró los insultos y subió directamente a su habitación en el octavo piso, donde pasó la noche tras la cena en la casa del matrimonio Alperovich.

Durante la mañana, ex presidenta de la Nación mantuvo reuniones con dirigentes de organismos de Derechos Humanos de Tucumán.

La visita de Cristina Kirchner a Tucumán desnudó divisiones en el peronismo tucumano y también sacó a relucir las contradicciones de algunos de sus principales referentes.

El gobernador Juan Manzur no tuvo ningún tipo de contacto con su ex jefa Política (fue su Ministro de Salud entre 2009 y 2015) y días antes de su llegada dijo que “ella tiene su propio partido y ya no pertenece al peronismo”.

En cambio, quienes le abrieron la puerta fueron Rojkés y su esposo, el senador Alperovich, quien al poco tiempo de la salida de Cristina Kirchner del poder, había dicho que nunca fue kirchnerista y que no tuvo una buena relación con la ex presidenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s