Más Noticias

Reforma previsional: Chispazos entre Nación y Ciudad por la policía

El operativo en el Congreso lo comandó la ministra Patricia Bullrich. Dicen que la administración de la Ciudad no se quiso hacer cargo

¿Quién maneja la seguridad en la Ciudad de Buenos Aires?Parece una pregunta con respuesta obvia. El 5 de enero de 2016, Mauricio Macri anunciaba con bombos y platillos la transferencia al ámbito porteño de 15 mil efectivos de la Policía Federal más la Policía Montada, Bomberos, la Guardia de Infantería y parte de Policía Científica, de Investigaciones, de Tecnologías de la Información y Comunicaciones y de la Aviación Federal. Había sido un eterno reclamo de Macri a Cristina y antes a Néstor Kirchner. Ahora, con las llaves de la Casa Rosada en su poder, el jefe de Estado le daba el gusto a Horacio Rodríguez Larreta. La movida se completaría con el paso de recursos económicos, competencias, bienes y sistemas informáticos y de comunicación. Parecía, y sigue siendo, una apuesta por demás ambiciosa: los agentes se unificaron con los de la Policía Metropolitana, la fuerza creada por el macrismo para intentar apaciguar el principal reclamo de los votantes. “Esta ciudad tienen que volver a ser una de las más seguras del mundo”, celebró entonces el jefe de Estado.

Reforma previsional: nuevos chispazos entre Ciudad y Nación por el control de la calle

Pero el ensamble y el cambio de conducción de la Policia no ha sido fácil. Entre los nuevos y los viejos agentes se esperaba. Lo que no se preveía era que se sacaran chispas entre la Nación y la Ciudad por el manejo de la fuerza y sobre la responsabilidad de cada jurisdicción. A lo largo de estos casi dos años, desde Balcarce 50 deslizaron que la administración porteña evita pagar costos ante marchas y hechos de violencia. Es sabido, como ya ha publicado Clarín, que Macri le exige más firmeza a su sucesor en la jefatura de Gobierno. Esas chispas volvieron a encenderse en las últimas 48 horas y de modo más bien virulento. La controversia nació a partir de una serie de llamados desesperados que llegaron desde el Congreso en medio del debate por la reforma jubilatoria.

Mándennos seguridad urgente porque se nos va a caer la sesión”, le pidió el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el miércoles, cuando la oposición ya mostraba su poder de movilización. A esa llamado siguieron otras. Muchos diputados oficialistas, preocupados por la escalada de confrontación, se comunicaron con distintos referentes de la cartera de seguridad nacional para exigir la puesta en marcha de un operativo. “Nos van a tomar el recinto. Va a ser un escándalo. Hay que impedirlo”, transmitió un legislador de la UCR.

En el ministerio de Seguridad nacional aseguran que Martín Ocampo, el responsable de esa cartera en la Ciudad, evitó hacerse cargo del operativo aduciendo que se estaba debatiendo una ley federal y que por lo tanto era competencia de la Nación el operativo en la zona del Parlamento. “Buscaron una excusa para lavarse las manos y no es la primera vez”, enfatizan funcionarios nacionales que trabajaron en el operativo. Un importante miembro del ministerio, incluso, subió el tono: “Si no quieren más la Policía que nos lo digan”.

Reforma previsional: nuevos chispazos entre Ciudad y Nación por el control de la calle

Cerca de Ocampo negaron categóricamente esa versión y dijeron que el operativo estuvo en manos de Nación porque “formaba parte del comando unificado que se puso en marcha por la cumbre de la OMC del que también participa la provincia de Buenos Aires”. Lo cierto es que ayer, durante todo el día, hubo decenas de llamados cruzados para ir ajustando el operativo en las calles. Ocurría en tiempo real y a medida que los canales iban difundiendo en vivo las imágenes. Dato: por primera vez en mucho tiempo, en despachos muy poderosos se encendieron los plasmas para ver las imágenes de TV.

En la conversación permanente entre funcionarios participaba la cúpula del macrismo en estas cuestiones. Además de Bullrich y Ocampo, lo hacían Larreta, los jefes de Gabinete de ambos gobiernos -Marcos Peña y Felipe Miguel- y el secretario de Seguridad de Larreta, Marcelo D’alessandro. También se mantuvo al tanto al Presidente a través de mensajes por teléfono, que Macri leía entre reunión y reunión. Curiosamente -o no tanto- los que nunca dialogaron entre sí fueron Bullrich y Ocampo.

En el operativo de ayer en el Congreso participaron más de 1.700 efectivos. Estaban distribuidos así: 900 eran gendarmes, 280 de la Policía federal, 110 de Prefectura Naval, 78 de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y unos 330 de la Policía Metropolitana. A eso hay que sumarle unos 70 agentes de tránsito. “Pusimos todo lo que teníamos para garantizar que no tomaran el Parlamento. Pero cuando todo pase nos vamos a tener que sentar a hablar con la Ciudad. Ellos tienen que definir qué quieren hacer”, dijo a este diario un hombre del ministerio nacional.

En la Casa Rosada no hay quien no reconozca que detrás de la dureza con la que se mueven Bullrich y su equipo está el propio Macri. Es que las diferencias de estos dos días se han exhibido en casos menos notorios. El Presidente saldó alguna vez una discusión cuando se planteó quién debía liderar un operativo sensible en tierra porteña. “Les transferimos la Policía. La responsabilidad es de ellos”, fueron sus palabras.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s