Más Noticias

Lebacs: El Gobierno trabaja para evitar otro ‘supermartes’

La corrida cambiaria y la expectativa por la renovación de las Lebac jaquearon a Macri. Objetivo: llegar en calma al vencimiento

Un súper martes quedó atrás. El próximo será el martes 19 de Junio. Pero ese día podría tratarse, si se permite, de un súper hiper martes. Por un lado, vencerán Lebacs por un monto mayor al de este martes. Otro evento, tal vez más importante, caería casualmente ese día. El anuncio de los términos del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, si se cumple el pronóstico de que las negociaciones podrían durar un mes. De hecho, el lunes se informó que el directorio ejecutivo del FMI tomará formalmente el caso argentino este viernes 18 de Mayo.

Por suerte, el 19 de Junio será una fecha liviana en el Mundial de fútbol. A las 9 (hora Argentina) juegan Polonia-Senegal y a las 12 Colombia-Japón.

Más allá del recreo mundialista, el Gobierno tiene estos 35 días para intentar que el súper martes se convierta en un día más y no un día en que todo el mundo -literalmente- esté pendiente de una operación de rutina de un Banco Central que, como cualquier otro organismo similar, administra rutinariamente sus instrumentos de regulación monetaria.

Solo en un país como la Argentina una operación de Lebacs puede ocupar el prime time de los noticieros de radio y TV, las tapas de los diarios y las web de noticias.

Una pista de lo que viene la dio el propio ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien resaltó las tareas pendientes en el frente fiscal. Los anuncios de recortes del déficit que ya hizo el Gobierno tal vez deban ser complementados con los que se acuerden, si se acuerdan, con los que pida el Fondo Monetario. La verdad es que la realidad se impuso por si sola, y la gran devaluación de estos días obliga al Gobierno a jugar otro partido, con herramientas tal vez menos gradualistas que las usadas hasta ahora. Los mercados financieros menos amigables preanuncian que no habrá plata a tasas accesibles como las que se consiguieron hasta ahora.

El Central espera señales de frente fiscal para ver qué margen de maniobra le queda en la tarea de reducir la súper tasa del 40%. Después de tres semanas de zozobra, desde aquel 25 de abril que se vio obligado a vender casi 1.500 millones de dólares, al menos esperan que el mercado cambiario se tranquilice. Aunque haga ruido en la opinión pública, el Banco Central necesita que vuelvan a entrar dólares financieros que se dejen tentar por la tasa de interés y le quiten presión al tipo de cambio.

Los dólares “genuinos” que achiquen el déficit de cuenta corriente podrían entrar por las mayores exportaciones y las menores importaciones que podría traer este salto cambiario, al menos hasta que la inflación se coma la ganancia de competitividad que significa el salto del dólar de $ 19 a $ 25 pesos en cuestión de semanas. Un alivio adicional vendrá por la menor compra de divisas, tanto para atesoramiento como para gastar en el exterior.

De todas maneras, la calma local estará acechada por variables que el Gobierno no puede controlar. Este martes, el propio ministro de Finanzas, Luis Caputo, dijo que se trató de el peor día del año para los mercados emergentes. El dólar se fortaleció contra todas las monedas y la tasa de los bonos del Tesoro a 10 años llegó a tocar el 3,09%, el valor más alto en 7 años.

Esa tasa encarece el financiamiento argentino. Más allá de que el Tesoro deje de emitir deuda este año y el próximo en el mercado internacional (como lo insinuó Caputo), las tasas altas son un problema también para las empresas que estaban pensando en emitir deuda y frenaron todo por la turbulencia financiera.

Si esta crisis cambiaria terminó -lo que sería apresurado afirmarlo de manera concluyente- lo que dejó fueron daños concretos que fueron reconocidos por el propio ministro Nicolás Dujovne: más inflación y menos crecimiento. Para empezar a hablar. El ala política del Gobierno tendrá por delante la tarea de enderezar la nave después de varios días agitados. Las negociaciones con la oposición que el propio Gobierno califica de “responsable” seguramente apuntarán, en lo inmediato, a cajonear el proyecto de revisión tarifaria que tiene media sanción de Diputados. Y aunque ese objetivo se alcance, el rebrote de la inflación reavivará la conflictividad social y el reclamo por la reapertura de las paritarias.

Desafíos que siempre es mejor encararlos sin tener que domar al mismo tiempo una crisis cambiaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s