Más Noticias

“Cambiemos”: La UCR reclama lugares clave para 2019

Vuelven a ser protagonista tras la crisis económica. Ahora quieren la vicepresidencia y el manejo de la Cámara de Diputados

“Ahora sí que tiene que ser un equipo, porque sino para eso que se busquen un arquero”, reflexiona al hablar del presente de Cambiemos, en clave futbolera, uno de los dirigentes que se sienta a la mesa chica radical que, como máximo, tiene ocho sillas.

El radicalismo sabe que la Casa Rosada le abrió el juego a sus hombres por la delicada situación económica reinante, que obligó a Mauricio Macri no sólo a acudir al FMI sino también a salir a fortalecer rápidamente la base de la coalición. Es que el PRO, la UCR y la Coalición Cívica saben que quien gobierna es el macrismo. Y la explosión en el poder de la Alianza UCR-Frepaso entre Fernando de la Rúa y Carlos “Chacho” Alvarez, no es tan lejana para olvidar cómo fue el comienzo del fin.

El presidente Mauricio Macri cuando recibió en Olivos a la cúpula radical, con Alfredo Cornejo y Gerardo Morales.

“Cambiemos no nació como una coalición; sólo hubo radicales y dirigentes de la Coalición integrando el gobierno pero las decisiones centrales no eran un tema de debate. Lo que sí hubo es una coalición parlamentaria”, describen desde el centenario partido.

La mini crisis económica obligó al Presidente a apoyarse en sus socios: de inmediato la UCR y Elisa Carrió salieron a reivindicar Cambiemos y respaldar al Gobierno. Pero no se trata de un gesto gratuito; el panorama interno del frente oficialista cambió.

El radicalismo tiene dos cosas claras: si Macri es reelecto, debe haber un programa de gobierno de Cambiemos, no del PRO con acompañamiento de sus socios como ocurre ahora; y en segundo término, la UCR, por peso específico, debe ocupar cargos claves en el próximo mandato, aunque para ello debe antes consolidar a nivel nacional a sus principales referentes para enriquecer la coalición.

“Cambiemos no nació como una coalición; sólo hubo radicales y dirigentes de la Coalición integrando el gobierno pero las decisiones centrales no eran un tema de debate. Lo que sí hubo es una coalición parlamentaria”, describen desde el centenario partido.

La mini crisis económica obligó al Presidente a apoyarse en sus socios: de inmediato la UCR y Elisa Carrió salieron a reivindicar Cambiemos y respaldar al Gobierno. Pero no se trata de un gesto gratuito; el panorama interno del frente oficialista cambió.

El radicalismo tiene dos cosas claras: si Macri es reelecto, debe haber un programa de gobierno de Cambiemos, no del PRO con acompañamiento de sus socios como ocurre ahora; y en segundo término, la UCR, por peso específico, debe ocupar cargos claves en el próximo mandato, aunque para ello debe antes consolidar a nivel nacional a sus principales referentes para enriquecer la coalición.

Cornejo le dio otro perfil al partido, tras suceder al santafesino José Corral, un moderado. El gobernador de Mendoza, licenciado en Administración de Empresas y docente de Ciencias Políticas y Sociales, se preparó para ser político. Si bien en su entorno aseguran que “nunca buscó la vicepresidencia porque es un animal de gestión”, ratifican las palabras de Cornejo ni bien se hizo cargo del partido y cuando se discutía la relación con el Gobierno en febrero de este año: “Los lugares hay que ganarlos, vamos por el espacio”.

“La UCR tiene que recorrer el país, contener la fuerza territorial, no perder la identidad. El radicalismo está recuperando territorialidad”, se ufana otro dirigente, que no oculta el deseo partidario que Mario Negro sea el próximo presidente de la Cámara de Diputados tras el alejamiento anticipado de Emilio Monzó. Aunque Negri también chances de disputar la gobernación de Córdoba y entonces, Cornejo también podría ocupar ese lugar si se candidatea a diputado.

Desde hace varios meses, en la Casa Rosada viene repitiendo la necesidad de ampliar la base política, esto es, buscar socios extrapartidarios distrito por distrito, cuyo cauce converge invariablemente en hombres del peronismo. “Si se busca ensanchar la base, perfecto, pero lo primero que hay que hacer es consolidar la propia”, afirma otro boina blanca.

Una vez por mes, en la sede del comité de Alsina al 1700 o en otro lugar, se reúne la verdadera cúpula radical. Allí el núcleo de dirigentes que analiza la situación del país y de Cambiemos lo integran Cornejo, Morales, Negri, José Cano, Gustavo Valdez, Ricardo Colombi, Enrique “Coti” Nosiglia y Ernesto Sanz. A veces, se suma alguien mas.

De allí surgen reflexiones como el reconocimiento que desde el nacimiento de Cambiemos, el macrismo, por venir de otro palo, denigraba la vieja política y al llegar al poder creyó que solo con la gestión alcanzaba. Los radicales creen que en la Casa Rosada creyeron que las elecciones legislativas eran un cheque en blanco y no apenas un crédito para no volver al pasado. “Después de ganar las elecciones algunos decían que la discusión por la reforma previsional iba a ser una noticia de la página 20 y resultó ser tapa de todos los diarios”, ironizó un miembro de esa mesa.

Consideran que en el Gobierno hace falta otro tipo de comunicación y un relato, término mal visto porque remite al kirchnerismo. Pero el relato –dicen-, en el caso de Cambiemos, hubiera sido dejar en claro dónde estaba parado el país y hacia dónde iba, preparar a la gente para una etapa de ajuste y delinear quienes son aliados y quienes enemigos. “No podemos permitir que nos tilden de un gobierno para ricos cuando tenemos la mayor asistencia a los mas necesitados, de la historia”, reflexiona otro radical.

Por eso, con miras a lo que se viene, consideran necesario mejorar la fluidez de diálogo, diagramar y consensuar internamente las políticas públicas a discutir, aceptar otras ideas y determinar un orden de prioridades hacia dónde debe ir el país. Lo que llevará, en un segundo mandato a la consolidación de la coalición Cambiemos, detrás de un programa de gobierno común.

27 06 17 PAIS Entrevista con el Diputado y presidente del bloque de la UCR Mario Raul NegriFOTO GERMAN GARCIA ADRASTI buenos aires Mario Raul Negri presidente del bloque de la UCR union civica radical diputado del radicalismo nota entrevista reportaje

Paralelamente, el radicalismo ya empezó a recorrer el país y mostrar a la liga de gobernadores oficialistas. Así se inició, diez días atrás, un encuentro que será periódico de los cinco mandatarios provinciales de Cambiemos, del que participan Cornejo (Mendoza), Morales (Jujuy) y Valdes (Corrientes), junto a María Eugenia Vidal (Provincia de Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Capital Federal). El próximo se hará el 1 de Junio en Mendoza.

La otra pata de la estrategia radical es que el partido comience a presentar propuestas aplicables para los grandes problemas de la Argentina, no iniciativas superficiales o solo coyunturales. Un modelo podría ser lo que hizo Cornejo en su gestión mendocina en materia de seguridad, salud y educación.

Respecto del distrito bonaerense, hay un foco aparte. El radicalismo nacional pretende consolidar la figura del vicegobernador Daniel Salvador, para minimizar cualquier acto de rebeldía que pueda encarnar Ricardo Alfonsín, un crítico de la cúpula de la UCR. En tanto en Capital Federal, todos creen que finalmente la UCR porteña se integrará a Cambiemos para el 2019, y que la llave será posibilitar que el reciente afiliado radical, Martín Lousteau, puede competir en las PASO para jefe de gobierno porteño frente a Rodríguez Larreta.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s