Más Noticias

El Peronismo lanza el plan “Insaurralde Gobernador”

Intendentes del conurbano dicen que Vidal perdió imagen y que ya no es imbatible. El rol de CFK y una posible “Paso grande”

El país estaba de paro. El peronismo no: en un quincho de Lomas de Zamora, media docena de intendentes juntaron las piezas para diseñar un plan político y construir un candidato a gobernador.

El anfitrión, Martín Insaurralde, fue el elegido y un pelotón numeroso de jefes territoriales, integrado por Gabriel Katopodis (San Martín), Fernando Gray (Echeverría), Juan Zabaleta (Hurlingham), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y, entre otros, Leo Nardini (Malvinas), el scrum promotor.

Hace diez días, Insaurralde juraba que su plan era reelegir por última vez en Lomas. Algo cambió y aún sin decirlo oficialmente, el ex diputado nacional comenzará a caminar la provincia como un aspirante a gobernarla.

Fernando Gray se reunió en estos días con con el Papa Francisco

Supone, en cierto modo, clausurar la tregua con Vidal: los alcaldes pondrán el foco sobre los puntos flojos de la gestión provincial, harán hincapié como caso emblemático en el “vaciamiento” del hospital El Cruce y advertirán sobre el plan oficial para diezmar las universidades del Conurbano.

Repiten, en sus posiciones, aquella frase de Vidal sobre los pobres y la universidad.

Los tropiezos económicos del gobierno perforaron la imagen de Mauricio Macri y castigan a María Eugenia Vidal. Los intendentes peronistas comparten sondeos que detallan que en el Conurbano la imagen de la gobernadora bajó 25 puntos y Macri tiene los 70 puntos de negativa.

Francisco Durañona, intendente de San Antonio de Areco, se postula desde el interior.

En el PJ repasan que con 65% de positiva de Vidal, Cambiemos obtuvo 41% en 2017. Ahora ronda los 40 de apoyo y “uno de cada 3 votantes de Esteban Bullrich está enojado con Macri”, detalla un operador. Según esos sondeos, el 38% que obtuvo Unidad Ciudadana en 2017 se mantiene como voto futuro.

De esa ecuación matemática, construyen un diagnóstico: Macri no tendrá resto para ir por la reelección y la candidata presidencial de emergencia será Vidal lo cual haría más “ganable” la provincia.

Pero no todo es bonaerense. Los alcaldes ven con incomodidad que gobernadores y jefes legislativos definen esquemas en el PJ sin tener en cuenta a los alcaldes del conurbano que es, según recita uno de ellos, “la representación genuina del peronismo bonaerense”. Traducción: quieren jugar en el ajedrez nacional.

Silvina Batakis, ex ministra bonaerense, muy crítica del gobierno lanzó el grupo Ceibo y se anota para la pelea provincia.l

Insaurralde será el fronting en ese proceso y ató guiños de jefes del interior como Hugo Corvatta (Saavedra), Osvaldo Cáffaro de Zárate, Alejandro Acerbo de Daireaux, además de Gustavo Arrieta (Cañuelas) y Mariano Cascallares (Brown).

Cuentan, claro, las ausencias: en el asado del lunes en Lomas no estuvieron ni Gustavo Menéndez, cacique de Merlo y jefe del PJ bonaerense ni Verónica Magario de La Matanza.

La matancera es la otra figura con peso territorial que se ilusiona con suceder a Vidal, con quien tuvo una relación política y personal traumática, a diferencia de Insaurralde que se convirtió en el enlace preferencial entre el PJ y la gobernación.

“El que mejor mida, será el postulante del espacio”, dicen en Matanza donde la intendente se mueve en tándem con Fernando Espinoza.

El giro de Insaurralde y el posicionamiento de Magario se explican por una sensación térmica política: el PJ bonaerense instaló la convicción de que el 2019 no está perdido y que Vidal ya no es imbatible.

Ese clima llevó a otros dirigentes a confesar sus deseos. La ex ministra de Economía bonaerense Silvina Batakis lanzó el grupo Ceibo, plataforma desde la que fantasea con ser candidata a gobernadora.

Daniel Arroyos, diputado del Frente Renovador, uno de los que blanqueó su intención de ser gobernador,.

También el diputado Daniel Arroyo, del Frente Renovador massista y el intendente de Areco Francisco Durañona blanquearon su intención. Otros que tienen agenda activa son Julián Domínguez, Facundo Moyano y Axel Kicillof.

Al intendente de San Martín Gabriel Katopodis, aunque participó del encuentro en Lomas lo promueven desde varias trincheras.

Al contagiarse el imaginario de un triunfo posible el año que viene, los alcaldes bajaron la exposición pública, hábito del que son fans los caciques. O mejor dicho: hay cumbres y charlas permanentes pero evitan las selfies.

La tregua del cumbrismo fotográfico es un dato palpable. “No fue una decisión metódica pero tiene que ver con no darle excusas al gobierno de que nos acuse de nada”, explican a Clarín en un distrito del sur.

Hubo una cita programada con la cúpula de la CGT que se puso en stand bypara que el gobierno no diga que “nos juntamos para desestabilizar” antes del paro. ​Julio Pereyra, ex alcalde de Varela, era un activo promotor de juntadas en la FAM pero se fue de diputado y ese circuito perdió vigor.

Verónica Magario en un acto con Mauricio Macri.

Imitan el silencio táctico de Cristina de Kirchner. Tras la elección pasada, la ex presidente quedó como referencia obvia para el PJ territorial y tiene teléfono abierto con varios caciques. Esa semana, post paro, podría haber un encuentro de intendentes en La Plata

La ex presidente dice que no será candidata pero que intervendrá en el diseño general. Máximo Kirchner empuja para tener un lugar en la lista de diputados nacionales por Buenos Aires. Además de Kicillof y Durañona, otro actor de ese club K que tiene ganas pero duda en dar el paso es Jorge Ferraresi, de Avellaneda. “No hay que apurarse: el que se muestra ahora, no llega”, dice un armador camporista.

En la provincia, el peronismo admite que el formato debe ser la PASO por una cuestión sencilla: dividir el voto del PJ se traduce en un beneficio directo al macrismo porque, a diferencia de Nación, en Buenos Aires no hay balotaje que pueda ordenar el voto opositor.

Martín Insaurralde durante un acto con María Eugenia Vidal.

Es una de las razones por las que Sergio Massa le escapa a la provincia. Entiende que no podría ser candidato de Cristina. Lo bendijo a Arroyo y lo agrega en la ruleta a Felipe Solá que, sin embargo, se anota para la presidencial.

Fernando Gray, intendente de Echeverría y vice del PJ, que a fin de año asumirá la jefatura -por el acuerdo rotativo con Menéndez- tendrá como prioridad montar la estructura y el esquema político para que haya una primaria que abarque a la mayor cantidad de sectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s