Más Noticias

Para el Peronismo, Macri quiere “dormir” a Tinelli

Creen que el Gobierno arma una estrategia para que no juegue en 2019.
Los vínculos del conductor con el dirigentes peronistas

El coqueteo de Marcelo Tinelli con la política, que revivió una cena con Mauricio Macri en Olivos, se convirtió en una de las piezas más ruidosas e inciertas del mapa electoral.

El encuentro, que ocurrió hace un mes y Julio Blanck contó este domingo en Clarín, trascendió a días de que el conductor vuelva a la TV con sus ciclos que reprogramó para después del Mundial de Rusia.

La cita de Macri fue la novedad porque hasta acá los vínculos de Tinelli con la política fueron mayoritariamente con dirigentes peronistas o, los que no tienen ADN PJ, son críticos de Cambiemos como Francisco De Narvaez.

“El Gobierno lo quiere dormir, distraer para que no haga nada: ahí no tiene espacio porque van con la triple reelección”, interpretó un operador del PJ sobre Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta que apostarían a repetir.

Hay más: Tinelli se vio con Larreta mientras un operador calificado del PRO lo tentó con pelear la jefatura de Gobierno porteño pero en 2023. A Tinelli, dicen los que lo entornan, le pareció irrisorio.​

En el PJ, creen que el sondeo para arrimarse a Cambiemos, es para anularlo. Otra fuente, que interpreta lo mismo, lo compara con lo que le pasó a Facundo Manes, que se imaginó una estrella electoral, pero la eclipsó el propio oficialismo.

De hecho, fue Macri quien produjo el acercamiento. Mejor dicho: su esposa, Juliana Awada, que le mandó un mensaje a Guillermina Valdéz, pareja de Tinelli, para invitarlos a cenar.

La Casa Rosada reaccionó cuando el showman sumó interlocutores políticos a sus contactos de años. Con Sergio Massa tiene un vínculo de larga data al igual que con Eduardo Duhalde, quien lo invitaba a jugar al fútbol en la quinta de San Vicente.

“Marcelo vacila todo el tiempo entre meterse y no meterse. Por ahora se limita a hacer lo que indica el manual: deja que hablen de él, y después verá. Sabe que deben darse determinadas condiciones”, comenta una figura de diálogo fluido con Tinelli.

El nexo con Miguel Angel Pichetto es más reciente y, dicen en el PJ, lo gestionó un consultor. Hay otro jugador activo en el planeta T: Eduardo “Bali” Bucca, diputado y ex intendente de Bolívar, quizá la figura que más habla con el conductor.

Tinelli tiene, también hace años, sintonía con Juan Manuel Urtubey pero unos meses atrás hubo chispazos. El salteño, muy movedizo con su plan presidencial, lo retrucó pero esa espuma bajó. Quizá se reencuentren pronto.

En este tiempo, Tinelli se arrimó al PJ, pero velozmente entendió que en ese partido nada es simple. Un caso: Duhalde, que empuja a Roberto Lavagna, le recomendó que se postule para gobernador la provincia de Buenos Aires.

“Al principio, parecía que le interesaba ser diputado. Pero con la crisis de Macri empezó a mirar más arriba”, dicen cerca de Duhalde y de otro interlocutor, el gastronómico Luis Barrionuevo, ahora interventor del PJ. “Le dicen que si se agrava la crisis y fracasa Macri, será el momento de un outsider”, interpretan cerca de Massa. La teoría del “que se vayan todos”.

La cena de Macri y Tinelli, escoltados por sus parejas, confirmó que el Gobierno no es ajeno al acercamiento del conductor a figuras del PJ, más allá de las palabras mansas de Marcos Peña al circular la posible postulación. “Bienvenido Marcelo o quien sea que se quiere dedicar a la política. Somos los primeros en promover que muchos ciudadanos participen y se metan en política”, dijo.

Parece, sí, haber un punto de acuerdo entre la Casa Rosada y el peronismo “amigable”: según confiaron fuentes de ambos sectores a Clarín, las mediciones no son resultan amables con el conductor.

“Cuando se instaló su posible interés en ser presidente, su imagen negativa subió de 30 a 45 puntos”, contó un peronista que revisó encuestas sobre la imagen de los candidatos en danza. Ya hay una especie de guerra de sondeos sobre la imagen de Tinelli.

Sean ciertos o no esos datos, la irrupción de la alternativa presidencial no fue buena y afectó sus indicadores de apoyo más allá de las “operaciones” del Gobierno, según un peronista, con “encuestas truchas” y las repercusiones de una visita a Jujuy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s