Más Noticias

Uberti declaró e involucró a Néstor y Cristina Kirchner

El exfuncionario admitió ante Bonadio que era uno de los que les cobraba a las empresas. También apuntó a De Vido

“Néstor y Cristina estaban al tanto de lo que yo hacía”, confesó Claudio Uberti, el primer arrepentido K, ante la Justicia. Su declaración y más datos proporcionados sobre un “sistema de coimas” en el que él era responsable de “recaudar coimas de las empresas de corredores viales”, lo habilitaron para convertirse en un imputado colaborador en la causa donde Cristina Kirchner está acusada de ser la jefa de la asociación ilícita dedicada a recaudar “fondos ilegales” por más de 200 millones de dólares. Ante el fiscal Carlos Stornelli en su declaración como “imputado colaborador”, remarcó que respondía “órdenes directas de Néstor y (Julio) De Vido”.

Sin eufemismos ni palabras que suavicen la acusación, el ex titular del Occovi, imputado como partícipe necesario de la asociación ilícita, admitió que el gobierno kirchnerista tenía un “sistema” de “recaudación de coimas” y que él era el encargado de cobrarle a las empresas de corredores viales esos fondos ilegales.

Uberti conoce los Tribunales de Comodoro Py, pero es la primera vez que los recorrió en carácter de “arrepentido”. Ya fue investigado por la Justicia federal en el escándalo de la valija de Antonini Wilson, el venezolano que intentó ingresar US$ 800.000 en 2007 en un vuelo que venía de Venezuela y en el que también viajaba el ex funcionario.

El hombre cercano a Néstor Kirchner y Julio De Vido se encontraba prófugo desde el viernes hasta que el lunes por la tarde se entregó y pidió ante el fiscal Carlos Stornelli declarar como imputado colaborador. Ayer dio la homologación el magistrado.

Pasó la noche en prisión, en la sede de la Policía Montada. El martes temprano por la mañana fue trasladado a los Tribunales de Retiro donde después de una extensa jornada, su declaración indagatoria en la que aportó más información, fue considerada como válida para que pudiera ingresar al listado de arrepentidos. Así, el ex funcionario K, con un rol clave en las sospechosas relaciones con Venezuela, reconoció el “sistema” de cartelización de la obra pública y cómo se pagaban las coimas al Gobierno una vez adjudicados los contratos.

En su ampliación de indagatoria, también reconoció que este “sistema” de recaudación de fondos ilegales, es decir de “coimas”, funcionó por “mucho tiempo”. Ratificó, las palabras de Carlos Wagner el ex presidente de la Cámara de la Construcción. El dueño de Esuco SA confesó ante Stornelli la existencia de un “sistema que estableció (Julio) De Vido” que garantizaba el pago de sobornos de las empresas que formaban el llamado “Club de la Obra Pública”. La declaración del empresario fue de las más importantes en la causa hasta ahora, porque cuestionó el eufemismo de los supuestos “aportes ilegales” para la campaña y contó un esquema de coimas que implicarían más de 13.000 millones de dólares en los 12 años de Gobierno K.

Uberti confirmó el funcionamiento de esta “maquinaria de la corrupción”, indicaron fuentes judiciales a Clarín, de la que él participaba del otro lado del mostrador, con un radio de acción enfocado en los contratos de concesión de los corredores viales. Y reiteró que De Vido “era parte primordial” de ese sistema de cobro de coimas.

¿Cómo funcionaba el sistema? Las empresas se ponían de acuerdo en cómo ofertar ante una licitación y allí decidían quién ganaba. Después, la firma adjudicataria acordaba con los ex funcionarios de Planificación Federal “cómo se pagaba” del 10% al 20% de adelantos financieros, que volvían casi completos a los funcionarios en modo coima. Este “sistema funcionaba sin importar quién ganara”, indicó Wagner.

En este punto, el ex funcionario K hizo algunas distinciones. La primera de ellas era que él efectivamente “recaudaba coimas”. Después, reiteró que todo lo que él tenía a cargo “era sabido por Néstor y Cristina, estaban al tanto de todo lo que yo hacía”, expresó según indicaron fuentes judiciales a este diario.

Asimismo el ex pasajero del avión que hace diez años trajo desde Caracas al empresario venezolano Guido Antonini Wilson, mencionó a De Vido entonces ministro de Planificación Federal y de quien dependía la obra pública. En este contexto, se autodenominó “un soldado de Néstor Kirchner y Julio De Vido”, de quienes respondía a sus órdenes directas, según confirmaron a Clarín fuentes judiciales.

Ante la justicia contó, además que existieron “vuelos al sur” para el “traslado de dinero”. No precisó cifras, pero aportó un eslabón más a la maniobra. Ayer en la justicia se presentó a declarar un piloto que avala este planteo.

No transcurrieron ni 24 horas para que Uberti, un fiel soldado K, dejara atrás más de doce años de lealtad al kirchnerismo y se convirtiera en el primer ex funcionario de la anterior gestión arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s