Más Noticias

Macri – Lagarde: Cena y pedido de inversión a los empresarios

En Nueva York, el Presidente dio un discurso dirigido a inversores y diplomáticos. Recibió el premio Global Citizen Award

Mauricio Macri recibió en la noche de este lunes el Global Citizen Award. La fundación Atlantic Council -a la que algunos funcionarios definieron como el círculo rojo neoyorquino- distinguió el liderazgo del presidente argentino. Era una de las actividades que más entusiasmo despertaba en la delegación oficial.

Sin embargo, justo antes de que le entregaran el galardón, el mandatario argentino —quien llegó con la ceremonia empezada, a las 20.30, junto a la primera dama Juliana Awada— un premio mayor para su administración: compartió la mesa y mostró gestos de distensión con la titular del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde, que negocia un nuevo préstamo para la Argentina.

El Presidente y la jefa del organismo de crédito multilateral se saludaron con dos besos y compartieron una de las ubicaciones centrales de la velada en el imponente y tradicional salón Cipriani, en el corazón de Wall Street.

El embajador argentino en los Estados Unidos Fernando Oris de Roa, cuidó -durante la ausencia del Presidente- su lugar en la mesa selecta. Allí también se ubicaron el primer ministro libanés Saad Hariri –cuyo padre, también primer ministro, fue asesinado en 2005–, y Klaus Shchaw, director del Foro Mundial de Davos. El Presidente estuvo rodeado por dos de las mujeres más influyentes de la velada. A su derecha, Lagarde; y a la izquierda, la videdirectora ejecutiva del Atlantic Council, Adrienne Arscht.

Macri brindó un breve discurso en inglés cargado de optimismo sobre el proceso político y volvió a invitar a los estadounideses y a la comunidad internacional a invertir en el país. Repitió varios de los argumentos que les transmitió a los inversores con los que se reunió en las últimas horas, a solas.

Antes de que hablara, Macri -el último homenajeado de la noche- fue presentado con un videoclip que se transmitió en pantallas gigantes, con fotos suyas en las que se lo veía sonriente en distintas provincias argentinas, mientras por los altoparlantes se escuchaba el tango electrónico de Bajo Fondo. Arscht hizo una introducción peculiar. Confesó entre risas que tenía un “flechazo” con el Presidente, recordó su pasado como Presidente de Boca y hasta se solidarizó por la derrota del club de la ribera con River en el clásico del domingo.

“No se escape con mi premio”, rompió el hielo el Presidente, cuando por fin tuvo la palabra. Y bromeó: “Olvidó mencionar que soy un gran bailarín. Por favor no lo olvide la próxima vez”, insistió con una broma habitual, pero frente a un auditorio nuevo. Antes de ponerse serio, parafraseó a a la vicedirectora de la fundación anfitriona. “Tuve un flechazo con Christine hace algunos meses y ahora espero que a todos los argentinos les pase lo mismo”.

Macri, primero, agradeció el galardón, que en el pasado había recibido la propia Lagarde. “Estoy agradecido, lo tomé como reconocimiento para todo el pueblo argentino, por el valor que hemos mostrado para detener el proceso de convertirse en otra Venezuela. Los argentinos decidieron cambiar”, destacó el Jefe de Estado, encargado de cerrar el evento en el que también fueron premiados la primer ministro de Noruega, Erna Soldberg y Hamdi Ulukuya, fundador del Tent Partnership para refugiados.

La comitiva argentina, que llegó temprano, se ubicó a solo una mesa de distancia de la titular del FMI y el mandatario. Estuvieron el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y su esposa; el canciller Jorge Faurie; el vocero presidencial Iván Pavlovsky; el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo, el jefe de la misión argentina ante la ONU Martín García Moritán, el senador Esteban Bullrich y el empresario Martín Eurnekian.

Uno de los momentos más emotivos de la velada fue el homenaje al difunto senador republicano John McCain, un furibundo crítico del presidente estadounidense Donald Trump. Los cerca de 500 comensales -de estricto “black tie” -smoking y repartidos en 50 mesas aplaudieron de pie. Sobresalían, entre otros, ministros de Australia, de Hungría y Costa Rica y el titular del Banco Interamericano de Desarrollo Luis Alberto Moreno.

El Presidente tuvo un rato largo para acomodarse, mientras corrían copas de vino y champagne y sonaba jazz de los años 40. Comieron ensaladas y carne con brocoli. Macri destacó que hay un cambio cultural en la Argentina, que lo trasciende. “Nos llevó más de 50 años aprender de nuestros errores. Para aprender que tenemos que creer nuevamente en la cultura del trabajo, en nuestro esfuerzo personal”, señaló.

“Desde el comienzo de mi Gobierno hemos apostado a la integración estratégica y a las relaciones maduras con el mundo. Tenemos la vocación de ser un socio confiable para las empresas”, agregó el Jefe de Estado que volvió subrayar la importancia de convertir a la Argentina en un país influyente en la política regional e internacional.

Tal como estila en el país, el Presidente se refirió a la necesidad de trabajar “juntos”, aunque esta vez le hablaba a los inversores y diplomáticos presentes.

El mandatario aprovechó para agradecer especialmente el apoyo que recibió de la comunidad internacional y sobre todo a los ciudadanos locales. “Gracias por este nivel de apoyo que la Argentina tuvo en el mundo, especialmente de los Estados Unidos y de todos sus ciudadanos. Es un lugar único en términos de oportunidades. Estamos haciendo nuestra tarea, estamos resolviendo los problemas estructurales de lo últimos 15 años”, dijo para referirse al déficit fiscal “y a la falta de un Estado de Derecho y de una Justicia independiente”.

“Estamos combatiendo especialmente la corrupción”, añadió. Finalmente, invitó a todos a invertir en el país y enfatizó el crecimiento de algunos sectores, como las energías renovables y energía no convencional, producción alimentaria y el turismo.

Por último, habló del rol de la Argentina como presidente del G20. “Estamos orgullosos de mostrar nuestro compromiso con la cooperación internacional”, señaló el mandatario, que invitó a todos a la Cumbre de Presidentes que se realizará a fines de septiembre. “Busco trabajar para el futuro del mundo y para mejorar la calidad de vida nuestros ciudadanos”, sostuvo el Presidente.

Lo aplaudieron de pie cuando subió al escenario y cuando terminó su discurso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s