Más Noticias

La renuncia de Caputo: La frenética charla con Macri por teléfono

Le dijo al Presidente que la noticia de su paso al costado debía hacerse antes de anunciar el acuerdo con el FMI. El rol de Marcos Peña

Luis Caputo tuvo que, literalmente, convencer al presidente Mauricio Macri de que le permitiera anunciar la renuncia este martes, un día antes de que se conocieran los términos del nuevo acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional. El ahora ex titular del Banco Central logró su cometido luego de una extensa charla telefónica que arrancó a las 8 de la mañana hora argentina y concluyó poco antes de las 10. De la conversación también participó el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El argumento que utilizó Caputo fue que lo más conveniente era anunciar la noticia mala el martes para que el mercado la digiriera y, sobre todo, para que no tapara la noticia buena, que era el nuevo acuerdo con el FMI.

”Tendremos que bancarnos que el dólar llegue a 39 ó 40 y que caigan los bonos, pero mi visión es que cuando aparezca la noticia buena, será más importante y borrará el supuesto efecto negativo de mi renuncia”, le dijo Caputo a Macri, quien lo escuchaba preocupado desde Nueva York. Algo de eso fue lo que ocurrió. El dólar arrancó para arriba y las acciones y bonos para abajo. Al cierre, el dólar recortó la escapada y los bonos y acciones terminaron en alza.

Ante la sugerencia de renunciar una o dos semanas después del acuerdo, Caputo se opuso. Su posición era que renunciar con el acuerdo en marcha hubiera sido peor, porque el mercado podría haber puesto en duda el compromiso del Banco Central con el cumplimiento de lo acordado con el FMI.

La duración de la charla tal vez explica las dudas que rodearon no solo al Presidente y a Peña, sino al resto de los funcionarios que participaron de las negociaciones con el FMI.

Sin embargo, Caputo les comentó a sus allegados que la decisión de abandonar el cargo ya se la había comunicado a Macri tres semanas atrás. Su posición era que la conducción del Banco Central debía quedar a cargo de quienes se pusieron al hombro la negociación con el FMI.

El cargo terminó siendo heredado por Guido Sandleris aunque también se pensó en Gustavo Cañonero, quien cuando se le insinuó la posibilidad de ascender a la presidencia habría señalado que estaba “cómodo” como vicepresidente de la entidad.

En los diálogos con sus colaboradores que siguieron a la renuncia, Caputo les comentó lo que le había dicho a Macri: “Es mejor que la aplicación del acuerdo con el FMI quede en manos de quienes lo negociaron. Así no se repite una situación como la que tuve que vivir yo, que llegué al BCRA a aplicar un acuerdo del que no había participado”.

También se dijo que el compromiso que había asumido Caputo cuando Macri le ofreció el cargo -o se lo tiró por la cabeza- era desarmar la bomba de tiempo de las Lebacs y lograr la paz cambiaria. Lo primero lo está haciendo con pocos inconvenientes. Lo segundo es más discutible. Caputo asumió con el dólar a cerca de $ 27 y lo deja en $ 38, es decir un 40% más en apenas tres meses.

La explicación de Caputo sobre esa disparada: dice que cuando llegó al Central se dio cuenta de que tenía atadas las manos y que por el compromiso asumido de no intervenir porque mandaba la regla de “dólar libre” el mercado, cuando estalló la crisis de los cuadernos y la de Turquía, atacó al peso sabiendo que el BCRA no podía defenderlo. “Para los mercados, era como patear penales sin arquero” suele decir Caputo. Lo peor: se disparó el riesgo país y bonos que rendían 7% llegaron a rendir tasas de “predefault”, superiores al 11%.

La disparada del tipo de cambio derivó en zozobra, sobre todo en el núcleo duro de Cambiemos. Cuando el dólar no encontraba techo, fueron Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal quienes le señalaron a Macri que el impacto de la corrida sobre la inflación era letal, sobre todo en el Conurbano y en los sectores más pobres de la sociedad.

Fue ahí cuando Caputo le dijo a Macri que había que volver a negociar con el Fondo, y anunciarlo cuanto antes. Macri le hizo caso y el 29 de agosto habló un minuto 40 segundos a través de Facebook. En el Gobierno admiten que esa decisión no le cayó bien a Christine Lagarde.

Lo cierto es que después de ese anuncio Caputo se desentendió de las limitaciones y comenzó a intervenir con intervenciones puntuales “por sorpresa”, además de las subastas acordadas con el FMI.

“No podemos seguir perdiendo 300 millones de dólares por día” fue lo que le dijo Caputo a la mesa de dinero del Banco Central cuando decidió intervenir.

En las reuniones con su equipo de confianza, Caputo -contra lo que se viene publicando en estos días, recogiendo comentarios de funcionarios del Gobierno- desestima las versiones de “roces” o “internas” con el ministro de Economía, Nicolás Dujovne. Y hasta no tiene empacho en mostrar las conversaciones que mantiene a diario con Dujovne en WhatsApp. Claro, a esta altura se sabe que los diálogos picantes -de cualquier tipo- no hay que tenerlos a través de una aplicación que está a tiro de escrache.

Caputo aún debe resolver si acepta o no la invitación que le hizo Macri para trabajar como asesor presidencial. El ahora ex banquero central tiene que balancear entre su interés en seguir colaborando con su amigo el Presidente y un frente hogareño que le reclama volver a la privacidad. El escrache en un restaurante, semanas atrás, habría sido la gota que colmó la paciencia en el seno familiar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s