Más Noticias

Cristina Kirchner mandó a medir a 3 candidatos en la provincia

El mejor posicionado es Axel Kicillof. También sondearon las imágenes de Martín Insaurralde y Verónica Magario. El temor al piso de Vidal

Mientras juega al misterio con su propia candidatura, la presidencial, Cristina Kirchner dio el OK para medir a tres postulantes a la gobernación en la provincia de Buenos Aires. Es la combinación de territorio y nombres más importante de la elección. Allí, por caso, en la primera vuelta de 2015, Mauricio Macri perdió por casi 5 puntos con Daniel Scioli mientras María Eugenia Vidal derrotó por una diferencia apenas menor a Aníbal Fernández. ¿Qué buscaría la ex mandataria con su potencial compañero de sábana? Que no sea un lastre y reavivar las chances K de recuperar el distrito más importante del país.

La medición de los tres aspirantes bonaerenses fue confirmada a este diario por Analogías, la consultora de cabecera de Unidad Ciudadana. Se trata de la firma que quedó inscripta formalmente en la Justicia como la encuestadora que trabajó para la ex presidenta en la campaña de 2017. Más allá del aval de la actual senadora, el trío ya manifestó su deseo de competir por ese cargo: son Axel Kicillof, Verónica Magario y Martín Insaurralde.

Podría darse una particularidad: que no sólo compartan con una Kirchner la boleta. Para renovar su banca, Máximo preferiría en esta vuelta la provincia de Buenos Aires y no la convulsionada Santa Cruz. Más fácil quedar camuflado en distrito prestado, que tener dar la cara y hacer campaña en el Sur, donde auguran derrota.

La predilección de Cristina por el economista comenzó casi desde que se incorporó a su Gobierno y se extendió fuera del poder. El ex ministro sonó como compañero de fórmula y hasta posible rival interno de Scioli en 2015. Finalmente, aquella vez fue por lo seguro: una diputación nacional por la Ciudad. Le vence en 2019 y está buscando destino.

Este año, Kicillof sorprendió: cuando volvió a mencionárselo como un back up nacional si Cristina se corría de la pelea, él mismo blanqueó sus ganas de pegar el salto a la Provincia. ¿Por sugerencia de Cristina? Como muchos, encontró excusa catastral: tiene un domicilio a su nombre en Pilar.

“Axel es el que mejor mide. Básicamente porque retiene casi todo el voto de Cristina en la Provincia. Si la ex presidenta, proyectada, puede llegar a un 37 ó 38 por ciento, Kicillof estará en 33 o 34. Muy bueno, pero no le alcanza para ganar. Vidal tiene un piso de 40. Con menos de eso, perdés”, analizaron ante Clarín desde la consultora.

Magario, el género y la base territorial

Otra de las aspirantes es Verónica Magario, la intendenta de La Matanza, el municipio más grande de todo el país, casi una provincia en sí misma. Un sector del kirchnerismo cree que para enfrentar a una mujer como Vidal, nada mejor que una mujer como Magario.

La intendenta tiene perfil alto y bien opositor. Se ha cruzado varias veces en público con referentes de Cambiemos y este sábado dejó expuesto parte de su plan, con un acto partidario en Mar del Plata del cual informó Clarín.

Magario deberá resolver antes un problema interno, que quedó justamente plasmado en la imagen de este fin de semana: en el centro de una mesa de tres no está ella sino Fernando Espinoza, su antecesor y jefe político. Espinoza ya quiso ser candidato a gobernador en 2015 y, como premio consuelo, terminó de vice de Julián Domínguez en la fórmula que perdió la interna contra el dúo Aníbal Fernández-Martín Sabbatella. Espinoza insiste lisa y llanamente que los “robaron”. ¿Querrá revancha o dejará a su delfín?

Insaurralde y su experiencia provincial

El tercer dirigente que evalúan en el Instituto Patria es el oscilante Martín Insaurralde. El intendente de Lomas de Zamora fue candidato a diputado K en 2013; dos años después, tras la derrota de Scioli, habló del fin de una etapa con Cristina; en 2017, incluso, impulsó a Florencio Randazzo a dar pelea, pero cuando vio que no le daba la nafta electoral lo abandonó.

Ahora es de los que aboga por la unidad en el peronismo, un eufemismo de los más moderados (como Felipe Solá o el propio Scioli) para justificar su permanencia en el kirchnerismo.

Insaurralde, un intendente de buena relación con Cambiemos, tiene un par de activos a favor: ya cuenta con una campaña provincial en sus hombros -más allá de que haya terminado con derrota dura ante Sergio Massa- y su gestión posee buena imagen. Incluso es ponderado por dirigentes macristas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s