Más noticias

La seguridad, dentro y fuera de las redes digitales

El jefe del bloque de senadores bonaerenses de Cambiemos, Roberto Costa, publicó un comentario editorial en el diario Clarín

En la era digital gran parte de de nuestra vida se desarrolla en entornos virtuales. Como usuarios de redes sociales, portales y aplicaciones nos exponemos a situaciones que podrían dañarnos. Muchas veces, quienes más tiempo están en la red –niños y adolescentes– no son conscientes de las amenazas que acechan. Enfrentar al grooming y al ciberacoso –entre otros males– es uno de los desafíos que los responsables de legislar debemos ponderar.

Las Tecnologías de Información y Comunicaciones –TICs– nos hacen la vida más fácil. Mientras estamos lejos de casa podemos ver qué hacen nuestros hijos, también podemos pagar impuestos sin hacer colas, reservar pasajes desde la tablet, ver películas desde el celular, leer diarios en la computadora, trabajar, divertirnos, emocionarnos y mucho más.

Todo gracias al desarrollo y democratización del acceso a las TICs. Por eso se nos hace difícil imaginar un día sin estar conectados. Vivimos inmersos en un mundo donde lo digital es parte de nuestra existencia. Las TICs están en plena expansión y producen modificaciones en la formas de relacionarnos.

Desde el esparcimiento y las relaciones familiares hasta la gestión gubernamental aparecen condicionados en el ecosistema digital – analógico. Además de las enormes ventajas y beneficios que esto implica, también puede traernos consecuencias negativas.

Grooming, ciberbullying, ciberespionaje, robo de datos y suplantación de identidad, son algunas de las amenazas agazapadas en la red. Gobiernos, empresas y ciudadanos debemos tomar conciencia de estos peligros para prevenirlos, denunciarlos y combatirlos.

El escenario de vulnerabilidad en las redes se agrava si hablamos de niños y adolescentes: son los denominados “nativos digitales”, personas que nacieron prácticamente con un celular o tablet al alcance de su mano. No debieron, como nosotros los mayores, aprender a encender la PC o configurar una impresora. Ellos, desde que abandonaron el vientre materno, están en contacto con la tecnología. Las redes sociales son el universo donde niños y adolescentes se muestran, relacionan, construyen su imagen, se divierten y aprenden. Y también se exponen a peligros que hasta hace un tiempo ni sabíamos que existían. Que sean “nativos digitales” no significa que conozcan “todo” acerca de la red, ni que estén al tanto de los peligros a los que exponen su vida mientras visitan un sitio web o suben fotos con amigas en la plaza del pueblo o en medio de un recital.

Los niños y adolescentes construyen su identidad personal íntimamente ligada a las pantallas, al ver y al mostrar todo sobre ellos. Internet participa activamente en ese proceso de conformación de su personalidad.

Según Unicef Argentina , 8 de cada 10 niños y adolescentes padecieron hechos perturbadores en la red. Además, casi el 40 % accedió a contenidos pornográficos; el 24 % a imágenes o comentarios violentos; el 20 % fue víctima de bullying; el 13 % vio contenidos discriminatorios y el 5 % vio fotos de chicos enfermos o muertos.

En tanto la ONG “Grooming Argentina” constató que sólo el 28,4 % del total de los adultos encuestados sabe qué significa grooming. Ante la vulnerabilidad en la que muchos de nuestros niños y adolescentes viven en las redes sociales, debemos comprometemos para enfrentar esta situación.

Quienes tenemos la responsabilidad de legislar e impulsar políticas públicas que lleven soluciones a la sociedad hemos asumido el compromiso de hacer frente a los males que acechan a nuestros niños y adolescentes a través de la web. Como padres, ya no sólo como legisladores, también tenemos la obligación de involucrarnos para acompañar a los chicos en el uso de internet y nuevas tecnologías. A veces, la brecha digital entre niños y adultos hace que nos mantengamos alejados de ese “mundo virtual” en el cual nuestros hijos crecen, juegan, se relacionan. Así es difícil comprender las consecuencias que el uso descuidado de las tecnologías puede tener para ellos. Por eso es fundamental el diálogo permanente y la comprensión de qué sucede en la web.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s