Más noticias

El Peronismo Federal espera una contundente victoria de Schiaretti

El gobernador de Córdoba, que lidera todas las encuestas, se abocará tras la elección a relanzar al armado del peronismo no Kirchnerista

Sabe que gana cómodo, al punto que ordenó no circular encuestas. Juan Schiaretti buscará el domingo próximo su reelección en Córdoba, que impactará más allá de las fronteras provinciales.

Como uno de los fundadores del PJ Federal, el único (hasta acá) no presidencial de los iniciales -Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Angel Pichetto-, Schiaretti aparece como el ordenador futuro, casi desesperado, de ese club.

Sergio Massa, Miguel Pichetto, Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey, el año pasado.

En marzo se replegó en su provincia para enfocarse a la elección doméstica y su ausencia coincidió con la irrupción de peleas entre Massa, Urtubey y Roberto Lavagna, que se incorporó a la grilla de candidatos.

Fue el punto más alto del ex ministro pero tras los chispazos sobre las PASO se amesetó. “Todo el espacio, cuando empezó a discutir de nombres, perdió vigor”, dijeron a Clarin desde Alternativa Federal.

En medio, Massa hizo un lanzamiento desde La Rural, Urtubey salió de gira y despegó la fecha de elecciones de Salta de la presidencial, y Lavagna avanzó con la conformación de un equipo y con charlas con radicales y socialistas.

Juan Schiaretti, en marzo pasado.

En los tres campamentos esperan que Schiaretti salga fortalecido de la elección cordobesa -especulan que superará los 50 puntos- y se aboque a darle vitalidad y orden al armado del PJ Federal. Miguel Angel Pichetto, muy empático de Lavagna, está en la misma línea.

Circuló la tesis de que un Schiaretti mega ganador en Córdoba pueda lanzarse a una cruzada presidencial propia. “No: esa posibilidad no está en la agenda de Schiaretti”, dicen, lacónicos, en Córdoba.

El gobernador no habla de otra cosa que de la cuestión local. Ni opinó del llamado al diálogo que hizo la Casa Rosada.

Lo hará después de la elección y, anticipan a su lado, también iniciará una ronda de consultas con los demás gobernadores del PJ. El cordobés tiene, coinciden en los comandos de los candidatos, varios dones para convertirse en el articulador, incluso, árbitro en la mesa chica del AF.

Es respetado por los otros gobernadores, es el peronista que controla el territorio más grande y es dueño absoluto del resultado cordobés porque, a diferencia de otros, no negoció con Cristina Kirchner.

“El Gringo” milita la tercera posición. “No podemos seguir como estamos pero tampoco podemos volver al pasado”, repite.

La versión de un Schiaretti presidencial, rol que le correspondía al fallecido José Manuel De la Sota, va atada a versiones sobre su salud y de una supuesta intervención quirúrgica Este lunes, lo negó con una humorada: “De salud, estoy 100% más IVA y no me tengo que operar ni una uña encarnada”.

En la hoja de ruta del cordobés no aparece ningún plan que contemple un acuerdo con la ex presidenta. Se nutre del rechazo del gobernador al kirchnerismo y de la creencia, con datos sobre la mesa, de que hay lugar para una posición “anti grieta”.

“La mitad de los argentinos no quiere votar ni a Macri ni a Cristina. Macri cae todos los meses un poco, pero Cristina no sube, está siempre igual. Muchos están buscando una opción a ellos dos” apuntan desde AF.

Los “campañólogos” admiten que la marca Alternativa Federal no es visualizada por los votantes, que prácticamente ni la conocen. Pero una suma lineal de lo que mide cada referente les permite entusiasmarse con ubicarse como la segunda oferta más votada.

De ahí se alimenta la fantasía de superar a Cambiemos en una PASO y entrar, luego, en el mano a mano contra Cristina Kirchner o el cristinismo. Simple: en AF asumen que su rival de primera instancia es Cambiemos, no Unidad Ciudadana.

Schiaretti deberá, una vez que festeje en Córdoba, tratar de devolverle vitalidad a un espacio que últimamente apareció en la agenda política por peleas entre los candidatos, en particular en torno a la realización o no de una primaria para definir las listas.

Schiaretti escuchó, en Córdoba, la posición de Lavagna sobre la necesidad de un candidato de consenso pero le avisó que ese formato es inevitable si no hay acuerdo. Sobre esas dudas y tensiones, deberá trabajar el cordobés y con tiempo de descuento.

El cronograma no permite respiros: el 14 de junio vence el plazo para inscribir alianza electoral y el 22 del mismo mes, deben anotarse las listas de candidatos presidenciales y de diputados y senadores nacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s