Más noticias

«La grieta es el negocio para no hablar de los problemas»

La diputada Graciela Camaño insistió en que ‘Consenso Federal’ será independiente en el Congreso y no se sumará al Frente de Todos

La diputada Graciela Camaño, que en las últimas semanas hizo llorar a Emilio Monzó tras dedicarle unas palabras de reconocimiento por sus cuatro años al frente de la Cámara de Diputados y que puso el grito en el cielo por la ausencia de mujeres entre las autoridades elegidas durante la sesión preparatoria, recibió a El Cronista en su despacho del Congreso.

Allí, habló a regañadientes de su «ahijado político», Sergio Massa, con quien asegura que la amistad permanece intacta, más allá de que sus caminos se bifurcaron; aseguró que es un honor que Marco Lavagna lidere el Indec, y repudió la apelación a «la grieta» por parte de las dos fuerzas políticas más importantes. «Es el negocio de la dirigencia política para no hablar de los problemas de la gente», resumió la diputada, que la semana pasada juró para ocupar una banca por octava vez, y que integra junto con otros nueve legisladores el Interbloque Federal, un espacio que seguirá siendo opositor, sin dejar de lado la búsqueda del consenso.

¿Podría decirse que hubo reconciliación con Massa?

Ay… empezás así. Yo entiendo las reconciliaciones en las relaciones sentimentales, así que me parece horrible la palabra reconciliación [risas]

Lo pregunto de otra manera: ¿Se recompuso la relación entre Massa y Usted?

Él pertenece a una fuerza política, y yo a otra. En el plano de la amistad, nosotros siempre hemos sido amigos, de toda la vida. Cuando estás en diferentes fuerzas políticas, la comunicación no es la misma, pero el afecto personal siempre es el mismo.

El Congreso estará dividido en dos grandes espacios del que ustedes no
forman parte, ¿imagina que se pueda dejar atrás «la grieta»?

La grieta es el negocio de la dirigencia política para no hablar de los problemas de la gente y convengamos que también es negocio para algunos medios, porque con eso se llena programas. Fue muy funcional la instalación de la grieta como la razón de Estado, cuando tiene que ser la resolución de los problemas de la sociedad. En la medida en que se siga hablando de la grieta, que los dirigentes sigan hablando de las cuestiones personales y viendo quién relata mejor una realidad que no está ocurriendo, la sociedad va a seguir teniendo muchos problemas. Por eso opté hace mucho, y en el último proceso electoral, por un frente que habló de consenso, de la posibilidad de dejar de hablar de los temas de los dirigentes políticos, para pasar a hablar de los temas de la gente.

Deja un comentario