Más noticias

Girard: «Debemos reducir la presión tributaria a las Pymes»

El titular de ARBA dijo que buscarán combatir a los «grandes jugadores» que tributan de manera irregular

El flamante director ejecutivo de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires ( ARBA), Cristian Girard, alertó que «el condicionamiento que dejó la gestión de (María Eugenia) Vidal» hace que sea «muy difícil pensarse por afuera de las restricciones» para el crecimiento de la recaudación bonaerense.

En una entrevista exclusiva con BAE Negocios, Girard afirmó que la agencia pondrá como eje central la fiscalización de la informalidad, perseguirá a los «grandes jugadores» que tributan de manera irregular y buscará desandar el criterio cultural de la evasión fiscal. Adelantó que reducirá la presión tributaria sobre la producción y que actualizará los regímenes para evitar que las pymes cumplan el rol de recaudadores en medio de la crisis.

-¿Cuál es el modelo de ARBA que diseñaste para la provincia?

Lo que queremos es cambiar el perfil con un giro de 180 grados porque la gestión anterior dejó el organismo orientado casi exclusivamente a la prestación de servicios y descuidó por completo el perfil fiscalizador, que en un organismo que se dedica a recaudar es fundamental porque trabaja con lo que se denomina percepción de riesgo, que si no se incrementa no se puede ser efectivo en combatir la evasión fiscal, que es uno de nuestros objetivos fiscales porque hay una injusticia de base muy fuerte si un bonaerense está pagando los impuestos y el que está al lado no lo hace.

-¿Es esa la evasión más preocupante de Buenos Aires?

Sabemos que hay distintos tipos de evasión. La percepción de riesgos impacta más en los grandes jugadores y por eso es importante trabajar sobre la fiscalización porque ataca al foco de evasión fiscal, que son los que tienen más recursos, ya sea los que tienen patrimonio de envergadura o bien desde los sectores económicos concentrados. Tanto unos y otros tienen la capacidad de asignar recursos a la planificación tributaria o contratar estudios o contadores que los ayudan a eludir o reducir la carga tributaria. Por eso, lo que necesitamos es un organismo que muestre que está dispuesto a controlar y fiscalizar, y que sea inteligente en esa tarea.

-¿Se descuidó la gestión de sabuesos que tenía el organismo en grandes evasores?

-Tenemos que recuperar la posición de fiscalizaciones integrales, que son más exhaustivas, pero enfocándose en los grandes jugadores. Pensemos que el 70% de la recaudación de la provincia de Buenos Aires es Ingresos Brutos y la mitad de esa recaudación se explica en 1.500 CUIT, lo que significa que está muy concentrada. Por eso hay que darse una tarea de recuperar el rol de fiscalización que supo tener ARBA, que instaló la marca.

-Hay mucho descontento empresario por la presión impositiva, ¿hay una estrategia para ese punto?

-Es un tema central de la agenda. Creemos que tienen que ganar peso en la estructura de recaudación de la provincia los impuestos patrimoniales, y que además deben ser progresivas para que dentro de esos impuestos paguen más a medida que los patrimonios sean más grandes. El sistema tributario no tiene que estar orientado a que no existan ricos sino a que no haya pobres. No vamos a asfixiar con impuestos a la gente para que nunca pueda aumentar su riqueza o su patrimonio, pero también tenemos que ser conscientes de que debemos vivir en una sociedad en donde se cumpla el pacto social mínimo y que se cumplan los derechos humanos básicos.

-Pero la presión tributaria a pymes es real…

-Es cierto que existe la presión tributaria sobre el sector productivo, y es algo en que estamos trabajando. Tenemos muy claro que debemos reducirla sobre las pymes, que durante los últimos años creció enormemente. La gestión de ARBA durante el gobierno de Vidal, sobre todo en el último tramo, fue antipyme, en donde los sistemas de recaudación se fueron orientando a captar cada vez más recursos de pequeños y medianos contribuyentes, y eso hizo que financieramente la recaudación de la provincia se sobrecargara sobre las cuentas de los profesionales independientes, de los comercios y de las empresas chicas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: