ARBA prorroga el plan de pago con beneficios para las Pymes

La ARBA (Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires) extendió hasta el 31 de julio próximo la vigencia del plan de regularización de deudas destinado a micro, pequeñas y medianas empresas, que vencía el 31 de mayo.

La medida publicada en el Boletín Oficial contempla la quita total de intereses, multas y punitorios. Esta decisión alcanza deudas vencidas al 31 de diciembre de 2019, tanto en estado judicial como prejudicial, planes de pago caducos y vigentes, y comprende a los impuestos Inmobiliario, Básico y Complementario; Automotores; Ingresos Brutos y Sellos.

En algunos casos la condonación puede alcanzar el 70% del monto total adeudado.

El plan de ARBA permite pagar en un plazo de hasta 10 años, 120 cuotas, con un interés fijo, o bien en 3 cuotas sin intereses de financiación. En el caso de los contribuyentes que posean deuda en instancia judicial, también prevé el levantamiento automático de los embargos con la sola adhesión al programa.

La suscripción se realiza por internet y los beneficios se encuentran segmentados de manera progresiva por tamaño y tipo de empresa, haciendo una distinción entre las que son micro, pequeñas y medianas.

Esta prórroga del plan de pagos para pymes se suma a otras medidas como la reprogramación del vencimiento de la segunda cuota de Automotores e Inmobiliario Urbano, y la postergación del tercer anticipo correspondiente a Ingresos Brutos.

En todos los casos, se trata de iniciativas que buscan acompañar el esfuerzo que realizan las y los contribuyentes bonaerenses para hacer frente a la exigente realidad económica que provocó la pandemia de Covid-19.

Condiciones del plan
En el caso de las microempresas, no deben abonar anticipos y el capital puede ser financiado con tasas de entre 1,5% y 2,75%, según el plazo elegido.

Las pequeñas, en tanto, tienen que pagar anticipos que van del 5% al 15%, y cuentan con tasas de interés de entre 1,75% y 3%, de acuerdo a la cantidad de cuotas del plan.

Por su parte, las medianas deben abonar un anticipo que varía del 5% al 20%, con tasas de interés de entre 2% y 3%.

La clasificación de micro, pequeña y mediana empresa se realiza en función de los parámetros que establece el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, que categoriza a las pymes teniendo en cuenta la actividad declarada, los montos de ventas anuales y la cantidad de empleados.

Si las empresas, cualquiera sea su clasificación, optan por sumarse al programa de regularización pagando al contado o hasta en 3 cuotas, no abonan anticipos ni intereses de financiación.