Una docente jubilada de Neuquén, Haydee Aguilar, mandó a estampar una remera para usar especialmente cuando le colocaran la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus Sputnik. En la parte de adelante, un mensaje para el presidente Alberto Fernández, en la de atrás, para la vice y líder del kirchnerismo, Cristina Fernández. Se sacó una foto, la compartió en Twitter y se volvió viral.

La parte de adelante de la remera tiene una foto del presidente y arriba, la frase: «¡Gracias, Alberto, por envenenarme!». Sin que falte ningún signo de puntuación, la docente expresó su agradecimiento por la vacuna con un tono irónico, que puede haber parecido una crítica a quien leyera distraído, pero si tenemos en cuenta la repercusión, el mensaje quedó claro. Más de 3.400 personas le dieron «Me gusta» a la foto que fue publicada el sábado, por la tarde y más de 300 compartieron el tweet.

Con semejante repercusión, Haydee no respondió todas las contestaciones a su publicación, pero sí a algunas. Por ejemplo, a una usuaria que le preguntó cuándo se había puesto la primera dosis le contó que fue el 23 de marzo, «pasaron 3 meses y 10 días, pero parece que así elaboras más anticuerpos, según nos explicó la médica coordinadora».