CECAITRA realizó un sondeo sobre cuales son las normativas en torno a los bocinazos

Los bocinazos son parte del escenario habitual del tránsito. Es muy común estar detenido en un semáforo y escuchar una bocina ni bien la luz cambia a verde o cuando otro conductor va a doblar y nos quiere avisar. En los embotellamientos también es usada para “apurar” la marcha de los demás. ¿Saben los conductores cuándo está permitido usar la bocina?.

Para indagar sobre el conocimiento del tema, el Observatorio de CECAITRA, la Cámara que nuclea a las empresas productoras de software vial, realizó una encuesta telefónica en más de mil hogares de CABA y el Gran Buenos Aires.

Durante el sondeo, se les dio a los encuestados una lista de afirmaciones  y se les preguntó: “En su opinión, ¿En cuál de las siguientes situaciones está permitido el uso de la bocina?. Así, 7 de cada 10 contestaron correctamente: el 65,3% afirmó que su uso correcto es para evitar una situación peligrosa o un siniestro vial; y el 5,9% que está permitido en zonas rurales. El resto dijo que estaba permitido para anticipar una maniobra (10,8%); que se usaba para avisar al conductor de adelante el cambio del semáforo (6,9%); el 6,7% dijo “no sabe/no contesta”; y el 4,5% sostuvo que la bocina se usaba en todas las situaciones nombradas.

La ley de tránsito nacional, en su artículo 30, plantea entre los requisitos para los automotores la obligatoriedad de una “bocina de sonoridad reglamentada”, como dispositivo mínimo de seguridad; y también expresa, en su artículo 48, que está prohibido “usar la bocina o señales acústicas; salvo en caso de peligro o en zona rural”. 

“Si bien podemos ver que la mayoría de los conductores respondió correctamente, también resulta llamativo que casi el 30% de los mismos desconoce la norma o responde de manera errónea”, destacó Facundo Jaime, vocero del Observatorio Vial de CECAITRA.

El vocero del Observatorio Vial de CECAITRA, Facundo Jaime.

Si se tienen en cuenta las edades de los encuestados se vieron diferencias en algunas de las respuestas. Por ejemplo, la idea correcta de que “la bocina sirve para avisar una situación peligrosa o un siniestro vial” fue elegida por 5 de cada 10 jóvenes menores a los 29 años, y por 7 de cada 10 adultos de entre 30 a 64 años. También, el 11,4% de los más jóvenes sostuvo que la bocina se utilizaba para avisar al conductor de adelante el cambio de semáforo; pero el porcentaje bajó al 4,4% en los conductores de entre 30 a 49 años.

“El desconocimiento de la ley sobre el uso de la bocina se ve a diario en las calles. En la mayoría de los casos, es utilizada con el propósito de apurar a los demás conductores, y termina generando tránsito alterado, cargado de ruidos que dificultan la conducción. Que 1 de cada 10 jóvenes suponga que la bocina se utiliza para avisar que el semáforo cambió, es un dato que debe alertarnos. Desde CECAITRA continuaremos apostando a la educación vial como un camino hacia un tránsito seguro», finalizó Jaime.