En enero la inflación de los trabajadores fue de 22,6% y el salario real se contrajo 20% desde noviembre

La inflación interanual alcanzó el 260,4% en doce meses y un 52,4% en el último bimestre. Enero estuvo marcado por el efecto de arrastre estadístico de diciembre, provocado por la devaluación. El salario real se contrajo 20% entre noviembre y enero, una de las contracciones más drásticas desde que hay registro en un lapso tan breve. “Dos meses le han bastado a este nuevo gobierno para sumir a la Argentina en un cuadro de fragilidad social sin precedentes desde la crisis de 2001. Este gobierno pretendidamente liberal tiene en verdad el objetivo profundamente conservador de borrar la contribución peronista a la integración y la justicia social”, denunció el director ejecutivo del CCD, Nicolás Trotta.

De acuerdo con el más reciente informe del Instituto de Estadística de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y el Centro para la Concertación y el Desarrollo (CCD), “la inflación de las y los trabajadores se ubicó en el 22,6% en enero, desacelerándose en 1,7 puntos respecto a los valores de diciembre”.

Para los analistas del IET “con este registro, la inflación interanual alcanzó el 260,4% en los últimos doce meses, y un 52,4% en el último bimestre. El incremento en los precios durante enero estuvo marcado por un significativo efecto de arrastre estadístico desde diciembre, y una desaceleración progresiva hacia el final del mes”.

“Dos meses le han bastado a este nuevo gobierno para sumir a la Argentina en un cuadro de fragilidad social sin precedentes desde la crisis de 2001. Dos meses para generar 52% de inflación y deteriorar el poder adquisitivo en aproximadamente un 20% desde noviembre. Desde una perspectiva de muy largo plazo, los niveles salariales actuales son comparables a los de fines de los 40 del siglo pasado y 28% menores a los de 1970. Queda claro que este gobierno pretendidamente liberal tiene en verdad el objetivo profundamente conservador de borrar la contribución peronista a la integración y la justicia social”, denunció enfáticamente el director ejecutivo del CCD y ex ministro de Educación, Nicolás Trotta.

Para el estudio “es importante destacar que el notable aumento en los precios en el último mes de 2023 fue una consecuencia directa de la devaluación ocurrida el 12 de diciembre. Este evento tuvo un impacto parcial sobre el promedio de precios de diciembre, y sus efectos se extendieron, en parte, hasta enero”.

Según el estudio la inflación del primer mes de 2024 estuvo motorizada por Transporte, que trepó un 27,1%, impulsada por naftas y pasajes aéreos. Alimentos y bebidas continuó trepando por encima de la media (26,1%), con un claro efecto de la devaluación de diciembre sobre precios de este rubro. El rubro “Otros bienes y servicios” subió 25,7%, con fuertes incrementos en productos de higiene personal. Educación (25%) y Comunicaciones (23,7%) también subieron por encima de la media.

“En un número similar al promedio encontramos a Salud (22,6%, en un mes con fuertes ajustes en prepagas y medicamentos), seguido luego por Recreación y cultura (20%), Equipamiento del hogar (18,4%), Indumentaria y calzado (16%) y Vivienda (13,6%). Este último rubro presentó subas más moderadas debido a que todavía no se produjeron los ajustes en las tarifas de servicios públicos y, también, porque los alquileres tienen un mayor componente inercial que otros rubros”, revelaron.

La segunda parte del informe se concentra en la dinámica salarial. “La severa disparada inflacionaria de los últimos meses está impactando fuertemente en el poder adquisitivo, algo que empieza a reflejarse en indicadores de alta frecuencia como el consumo minorista o en la producción industrial ligada al mercado interno”, indica el documento.

“Estimamos que el salario real se contrajo 20% entre noviembre y enero, una de las contracciones más drásticas desde que hay registro en un lapso tan breve. De este modo, el salario real se ubica en los menores niveles de los últimos 20 años. En tanto, desde una perspectiva de muy largo plazo, los niveles salariales actuales son comparables a los de fines de los ’40 y 28% menores a los de 1970”, advierten los especialistas.

Mirá el informe completo