Correo: Macri removió la cúpula y ordenó achicar el gasto

La empresa fue cuestionada por el manejo de datos en las PASO. Tiene déficit operativo anual cercano a los $4 mil millones

Preocupado por el déficit de la compañía y con la certeza de que necesita un cambio rotundo, en las próximas horas el Gobierno pondrá en marcha un plan de renovación completa del Correo Argentino. Y la primera decisión que tomó el Presidente fue la de remover al directorio y de imponer un nuevo director ejecutivo que se encargue de la conducción operativa. Aunque la decisión ya estaba tomada desde hace unos meses, los tiempos se aceleraron luego de que la empresa estatal quedara en el centro de la polémica por el manejo de la información de los resultados de las PASO.

Así lo confirmaron a Clarín altas fuentes del Gobierno, que indicaron que la intención de Mauricio Macri “es dar un golpe de efecto” y “transformar una empresa deficitaria en una sustentable en el corto plazo” y que para ello se necesitan hacer “cambios radicales en términos comerciales y logísticos”.

El plan estará bajo la órbita del ministro de Modernización Andrés Ibarra, luego de que el Ministerio de Comunicaciones fuera reducido a una secretaría. Pero tendrá al vicejefe de Gabinete Mario Quintana con un activo rol. De hecho, fue él quien propuso a Gustavo Papini, quien según pudo saber este diario será quien manejará en la diaria la compañía postal. Además de tener un vínculo muy estrecho con Quintana y con pasado en el Grupo Pegasus, que controla la cadena Farmacity; tiene experiencia en el rubro: fue CEO de OCA.

Papini, que ya recibió el visto bueno de Macri, asumirá como director ejecutivo, cargo que ocupaba Jorge Irigoin, quien de todos modos seguirá -al menos por ahora- en la compañía: por su relación de larga data con Macri (fue gerente en Socma y trabajó en la gestión en la Ciudad), se mantendrá como presidente del Correo, cargo que ya había ocupado cuando la familia del jefe de Estado administraba la empresa.

Según confiaron fuentes oficiales, Papini se incorporará la próxima semana, en simultáneo con la salida de los otros cuatro integrantes del directorio: Ramón Baldassini (51 años al frente del gremio postal), Roberto Rivero, Carlos Felpeto y Carlos Rossi, quienes presentarán la renuncia a pedido del Presidente.

¿Quiénes se sumarán? En la nueva estructura habría varios nombres con pasado -al igual que Irigoin y Papini- en OCA. Pero el primero en llegar será Antonio Cao, ex director de operaciones, y con pasado en compañías de consumo masivo y también en otros rubros, como el de electrodomésticos.

La intención del Gobierno es incrementar la productividad y reformular el modelo de negocio con el objetivo de reducir el déficit operativo: entre 3.500 y 4.000 millones de pesos por año. Se trata de una compañía en la que, tras convertirse en 2003 en la primera estatización kirchnerista, no se realizaron inversiones relevantes en un mercado que, especialmente en los últimos años, cambió.

Por el contrario, la plantilla de personal creció de manera inversamente proporcional: actualmente cuenta con unos 17 mil empleados.

“Para fortalecer la organización tenemos que hacer cambios. La idea fue diagramar un plan para que el Correo puede estar en equilibrio (fiscal) en 2019. Pero ya el próximo año el déficit tiene que bajar al menos a la mitad”, anticiparon fuentes al tanto de la iniciativa. “¿Habrá achique de personal?”, consultó este diario. En el Gobierno no lo descartan: “Esa será una decisión que deberá evaluar la nueva conducción. Habrá que analizar en qué áreas se necesita más gente y en cuáles no”, deslizaron. Aunque apuntaron que no habrá medidas drásticas. Como en otras áreas del Estado, en principio se pondría foco en los empleados que ya están en edad de jubilarse.

El que también se quedará, al menos hasta después de la elección, será el director de Asuntos Públicos del Correo, Alejandro Tullio, quien tras dejar la Dirección Nacional Electoral luego de la caída kirchnerista fue incorporado para asesorar a la empresa de cara a las elecciones Legislativas. La polémica que dejó el escrutinio provisorio de las PASO había alimentado los rumores de que sería eyectado. Pero fuentes de la compañía aseguraron: “Hasta octubre sigue seguro”. Contaría con el respaldo del jefe de asesores del Presidente, José Torello.

A propósito de la elección, en el Gobierno también evalúan algunos cambios para octubre para intentar agilizar el escrutinio. Entre otras medidas, se sumarán unos 40 centros de transmisión en el Conurbano y se sumará una cifra adicional de escáners (una prueba piloto que reemplaza a las terminales de transmisión) en escuelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s