Más Noticias

Jorge Brito fue a declarar ante el juez Lijo y presentó un escrito

El Presidente del Banco Macro fue a Comodoro Py en el marco de la causa “Ciccone 2” y dijo que no conoce a Alejandro Vandenbroele ni a Núñez Carmona

Por primera vez el banquero Jorge Brito fue a prestar declaración indagatoria como imputado en una causa por corrupción. El juez Ariel Lijo lo citó en la causa conocida como Ciccone 2 junto a Ricardo Echegaray (ex titular de la AFIP), y al financista Raúl Moneta, entre otros. Están acusados de intervenir en el salvataje y puesta en funcionamiento de la ex calcográfica que terminó contratando el gobierno de Cristina Kirchner.

Brito presentó un escrito y negó conocer a Vandenbroele y Núñez Carmona.

“La declaración de Alejandro Vandenbroele dio sentido a mucho información sobre sociedades y cooperativas utilizadas para diversas operaciones y permitieron ensamblar piezas”, ​dijeron a Clarín fuentes judiciales.

Es que después de su extensa declaración como imputado arrepentido la Justicia avanzó sobre la “pata financiera” y las causas conexas al expediente principal de Ciccone.

Tanto Brito -quien pidió licencia como presidente del Banco Macro- como Moneta y otros poderosos financistas hasta ahora estaban afuera de las investigaciones judiciales. El presidente Mauricio Macri cuando habló de atacar las mafias que medran con el Estado mencionó a “políticos, sindicalistas, empresarios y periodistas”, entre otros.

En el expediente de la ruta de dinero del caso de la imprenta, conocido como “Ciccone 2”, se investiga cómo fue el salvataje de la imprenta que tenía una deuda con la AFIP de 60 millones de dólares. Es decir, de dónde provinieron los fondos para que The Old Fund SA pudiera quedarse con el 70% de las accionesde la ex calcográfica con capacidad para imprimir billetes.

Sobre esta causa, Alejandro Vandenbroele corroboró la hipótesis de la procedencia de los fondos maniobra en la que habría participado Brito y Moneta. Este último fue señalado por el propio Boudou como quien proporcionó el flujo de dinero necesario para rescatar a Ciccone y “ponerla en funcionamiento”.

Según el juez Lijo, todos fueron parte junto al gerente del Banco Macro Máximo Lanusse (que también fue vicepresidente de The Old Fund) de la maniobra que permitió “ya sea en el levantamiento de la quiebra, en la regularización fiscal, en el gerenciamiento de la compañía o en el financiamiento de su operatoria”, en relación al a imprenta. En este punto, se pidió la ampliación de la indagatoria de Ricardo Echegaray, quien en un breve lapso de tiempo “autorizó el levantamiento de la quiebra y el otorgamiento de un plan de financiación” a favor de la ex calcográfica.

En esta maniobra, para la Justicia, estuvieron involucrados Amado Boudou junto a José María Nuñez Carmona, quienes “adquirieron la empresa quebrada”, mientras el primero se desempeñaba como ministro de Economía. Para lograr dicho objetivo fue necesario intermediar con The Old Fund.

La finalidad de todo era contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial. Según Lijo, “Boudou, aprovechando su condición de funcionario público, y Núñez Carmona, acordaron con Nicolás y Héctor Ciccone la cesión del 70% de la empresa “Ciccone Calcográfica” a cambio de la realización de los actos necesarios para que la firma pudiera volver a operar” y así ser contratada por el Gobierno de Cristina Kirchner.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s