Más Noticias

Polémica: El juez Farah acordó con el Gobierno y deja su lugar en la Cámara

Será trasladado a otro tribunal; junto con su colega Jorge Ballestero había liberado a Cristóbal López; satisfacción en la Casa Rosada

Cuestionado por el Gobierno y sin respaldo dentro de la Justicia, Eduardo Farah, uno de los jueces que liberaron a Cristóbal López, dejará su cargo en la Cámara Federal porteña. Negoció con la Casa Rosada su salida y ayer pidió el traslado a otro tribunal.

La semana pasada, el ministro de Justicia, Germán Garavano , había adelantado a LA NACION que no iba a objetar ese traslado si Farah ofrecía irse de Comodoro Py. Ayer, el juez presentó una nota formal al Consejo de la Magistratura. Le darán el pase a un tribunal oral en lo penal económico, tal como él pidió.

“El Gobierno lo considera muy positivo”, dijo ayer Garavano sobre el traslado. “Descomprime la situación en uno de los tribunales más críticos del sistema por el tipo de casos que atiende”, afirmó.

La Cámara Federal revisa las decisiones de los jueces de Comodoro Py en las causas de corrupción. Maneja los casos más sensibles para el mundo de la política.

Para Farah el traslado es un alivio: lo saca del foco de atención sin necesidad de renunciar. Mauricio Macri había dicho que el fallo que liberó a López lo indignó y Elisa Carrió había pedido que se investigara si “hubo dinero”. En el Gobierno admiten que el traslado no es la solución ideal, pero dicen que priorizan “limpiar” la Cámara.

Lo celebran además como un “retroceso” del auditor general Javier Fernández en su rol de operador judicial. Javier Fernández es amigo y excompañero de colegio de Farah. Fue durante el kirchnerismo, en un momento de enorme influencia suya, que Farah ganó el concurso que le permitió dejar los tribunales de Mar del Plata para volver, como camarista, a Comodoro Py. Durante años, Farah ocupó dos de las seis sillas de la Cámara Federal. Integraba una sala como titular y la otra como subrogante.

Javier Fernández tiene una vieja relación con el exespía Jaime Stiuso . El propio Stiuso explicitó el vínculo cuando declaró en la causa de la muerte de Alberto Nisman . Afirmó que Fernández fue quien le contó que Nisman había denunciado a la expresidenta. Además, Stiuso dijo que un atentado que había sufrido Javier Fernández había sido un mensaje para él.

Consciente de las críticas que generará el traslado, Garavano, que fue quien llevó adelante los diálogos con Farah, dijo ayer que el pase “no implica nada en relación con los procesos administrativos y/o judiciales en marcha”. Es decir que el Consejo y la Justicia lo pueden seguir investigando.

“Claro que hubiéramos preferido que renunciara, pero no estaba dispuesto”, dijo otro de los integrantes de la “mesa judicial” que asesora a Mauricio Macri. “Lo importante era sacarlo de Py”, explicó.

Hace tiempo que Macri esperaba la caída de Farah, que tuvo un rol clave en la causa en su contra por las escuchas ilegales. Farah integraba la sala de la Cámara que confirmó el procesamiento de Macri, procesamiento que había dictado Norberto Oyarbide .

Firmó esa confirmación junto con Eduardo Freiler -destituido el año pasado- y con Jorge Ballestero, que ya anunció que no descarta la posibilidad de renunciar. Ese fallo de la Cámara fue durísimo contra el hoy Presidente. Dio por probado que Macri había querido montar un “aparato de inteligencia prohibido”, “clandestino”, para hacer operaciones de inteligencia ilegales. Era letra de Farah. Fue en 2010. Con ese fallo, Macri estuvo procesado cinco años y siete meses, acusado de espionaje y asociación ilícita.

En 2016, ya presidente, los mismos camaristas ratificaron un fallo que lo sobreseía con el argumento de que no había “siquiera una prueba directa” contra Macri. A pesar de que intervinieron durante años en las causas más sensibles para la política, Farah y Ballestero nunca habían sido tan criticados como lo fueron con la liberación de Cristóbal López. Están golpeados por las reacciones. Jamás habían quedado tan expuestos. Sufren que los reconozcan por la calle. No solo los criticó Macri (dijo que el fallo lo “indignó”) y los acusó Carrió. La Corte, en una medida sin precedente, pidió que el Consejo de la Magistratura investigara cómo se había conformado el tribunal sin explicar el motivo de sus dudas. Ahora el pase de Farah lo dispondrá el Consejo, donde el oficialismo tiene mayoría. Prevé tratar el tema la semana próxima.

En la nota que presentó ayer, Farah pidió ser trasladado al Tribunal Oral en lo Penal Económico N° 1 de la Capital, que tiene una vacante, pero solicitó además que se tuviera presente que “por razones personales”, él preferiría ir a los tribunales orales de San Martín si se hiciera efectiva una vacante allí. Esto podría suceder si el Senado le diera el acuerdo a Daniel Petrone, que integra uno de esos tribunales y fue elegido para la Casación Federal.

Mientras tanto, el oficialismo avanza con el diseño de una nueva Cámara Federal. Planea cubrir el lugar que dejará Farah con un subrogante que será -según adelantan- un juez de uno de los tribunales orales federales de Comodoro Py.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s