Más Noticias

Tinelli prepara su regreso a la tele con señales políticas

Coquetea como potencial candidato y quiere un programa “federal y solidario”. Factores “que se vayan todos” y #NiUnaMenos

Marcelo Tinelli reconoce que se apresuró, que movió demasiado rápido las fichas, que mostró antes de tiempo su rostro político cuando, allá por fines de mayo, habló como un hipotético candidato.

Semanas más tarde, el conductor admite su error y, positivista, casi zen, lo asume como aprendizaje. Cuando dé su próximo paso, que tarde o temprano ocurrirá, tendrá en cuenta ese arrebatado y accidentado safari por la jungla política.

En aquellos días, en el entorno del conductor, sonaron teorías sobre el tsunami financiero que suponía una crisis irreversible para el gobierno de Mauricio Macri que podía ser veloz y gestar un “que se vayan todos”. El viejo truco del momento del outsider.

Pasó. Días atrás Tinelli hizo la presentación de su ciclo Bailando por un Sueño y el modelo del programa que define con su equipo podrá leerse en clave política: le dará un perfil federal con visitas a las provincias y gestos solidarios.

“Más talento y menos chismes, más sensibilidad y menos exposición femenina”, sintetiza, en un micro decálogo, un amigo de conductor.

En su reconfiguración de showman de TV en potencial político, Tinelli detectó -por uno sondeo con focus group- que una de sus debilidades está vinculada al lugar que en sus programas da a la mujer.

En tiempos del #NiUnaMenos, ese perfil es nocivo para cualquier figura pública o política. El problema, más adelante, será si un Tinelli naif sirve o no para el rating o si sus productores aceptarán que abandone su fórmula de siempre.

Tinelli entendió, como antes le ocurrió en la AFA, que la política es un continente escarpado. Su irrupción, sin red, generó intrigas en entre peronistas que lo ven como un potencial socio pero también como un competido) y en el oficialismo que lo categorizó como rival, por las críticas, modestas pero públicas, que hizo en TV.

Cerca del conductor dan por hecho que sus palabras y sus apariciones -la más visible, en Jujuy- dispararon operaciones del Gobierno, con “encuestas truchas” que lo mostraban con altísimo rechazo como con críticas en redes y en medios.

“No es lo mismo Marcelo al aire con micrófono más de 20 puntos que un Marcelo sin pantalla que no puede responder”, explican a su lado. El resultado fue que su imagen cayó y mucho.

Encuestas que maneja en un búnker del PJ le dan más de 40 puntos de negativa. En el planeta T dicen que esos datos son falsos y citan un sondeo que mandó a hacer el propio Tinelli, informe del que se filtraron algunos tips.

El escenario donde peor mide es Capital Federal. Entre los porteños, donde el macrismo tiene mantiene altos niveles de adhesión, el conductor mide mal. En cambio, tiene altos niveles de apoyo en el conurbano y el interior del país.

Quizá por eso, además de no sintonizar con el macrismo, Tinelli tomó como una broma la oferta del PRO para que piense en ser jefe de Gobierno porteño pero… en 2023. No queda claro si la idea de la arrimó Horacio Rodríguez Larreta que estuvo con el conductor.

​Como contó Clarín el domingo pasado, Tinelli se vio con Macri en Olivos. Ocurrió a fines de junio y el encuentro lo “armó” el presidente a través de Juliana Awada, que le mandó un mensaje de Whatsapp a Guillermina Valdéz, pareja de Tinelli, para invitarlos a cenar.

“La política la interesa, está convencido de que puede ayudar pero lo que haga dependerá del contexto. No hará ninguna locura”, explica a Clarín un dirigente que está on line con Tinelli.

Su universo de consultas políticas es amplia. Va de Sergio Massa a Eduardo Duhalde, que lo ha invitado a jugar al fútbol en su quinta de San Vicente. El ex presidente fue quien le sugirió que, antes de pensar en la presidencia, haga una escala previa como gobernador bonaerense.

Tinelli es de Bolívar y catastralmente está en condiciones de ser candidato en provincia. Pero no está en sus planes, comentan en un consultora que se mueve cerca suyo, le acerca interlocutores y le operó algunas salidas, como una visita a Mar del Plata.

Tuvo un chispazo con Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, pero Eduardo “Bali” Bucca, el diputado que es el nexo más sólido del conductor con la política, intervino para bajar la tensión. Tuvo una charla con Miguel Angel Pichetto pero, aclaran a su lado, no frecuenta a Francisco De Narvaez, a quien se señaló inicialmente como el sponsor de una potencial candidatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s