Más Noticias

Tras el G-20, Argentina y China firmaron más de 30 acuerdos

Macri y Xi Jinping anunciaron la firma de los convenios durante la reunión que mantuvieron el domingo en Olivos

Buenos Aires sentó las bases de una tregua a la guerra de aranceles entre Donald Trump y Xi Jinping y luego, Mauricio Macri recibió en la Quinta de Olivos este domingo al presidente del gigante asiático. Fue una visita de Estado, la única que tuvo esta característica entre los líderes mundiales que llegaron al país el fin de semana para la Cumbre del G-20.

Mauricio Macri y Xi Jinping, el domingo en la Quinta de Olivos. Detrás de ellos sus esposas, Juliana Awada y Peng Liyuan. Foto Maxi Failla

Al mediodía, en una declaración a la prensa, sobria y sin derecho a preguntas de los periodistas, Macri y Xi anunciaron la firma de 30 acuerdos de inversión, entre los que figura la expansión del intercambio de divisas, conocidos como swap, por 60.000 millones de yuanes, hoy 8.700 millones de dólares. Anteriormente ya existía otro por casi US$ 11.000 millones, firmado por el Gobierno anterior. Y hay en carpeta nuevos acuerdos en el plano público y privado que en materia de exportación agrícola (cerezas), de carne (caprina, ovina), de caballos de polo, infraestructura y energía, sumarían para los próximos años inversiones de US$ 5.000 millones.

A ese ritmo China se potencia al podio de los mayores inversores en Argentina, cuyo primer lugar ocupa Estados Unidos.

Estos nuevos acuerdos son otro punto de inflexión que refuerzan aún más el Plan de Asociación Integral Estratégica que tienen firmado China y Argentina, y que ya estaban en un grado máximo de asociación firmado en su momento por Cristina Kirchner.

“Cuanto más se desarrolle China, cuanto mejor le vaya a China, mejor le va a ir a la Argentina, a la región y al mundo”, dijo Macri el domingo dando a su invitado -que logró adjudicarse poderes comparables a Mao Tse-tung- un trato privilegiado y en medio de un delicado equilibrio frente a la rivalidad chino-estadounidense.

Estos nuevos acuerdos son otro punto de inflexión que refuerzan aún más el Plan de Asociación Integral Estratégica que tienen firmado China y Argentina, y que ya estaban en un grado máximo de asociación firmado en su momento por Cristina Kirchner.

“Cuanto más se desarrolle China, cuanto mejor le vaya a China, mejor le va a ir a la Argentina, a la región y al mundo”, dijo Macri el domingo dando a su invitado -que logró adjudicarse poderes comparables a Mao Tse-tung- un trato privilegiado y en medio de un delicado equilibrio frente a la rivalidad chino-estadounidense.

El mandatario chino, que desde el jueves mantuvo todas las habitaciones del hotel Sheraton bloqueadas, y trajo uno de los equipos de seguridad más grande, llegó a Olivos con su esposa a las 10.40 del domingo y fue recibido por la guardia de Granaderos.

Macri y su esposa Juliana Awada los esperaban, y hubo honores y ofrenda floral antes de la reunión de ambos mandatarios. Primero a solas unos 15 minutos y luego ampliada con sus ministros, entre ellos Jorge Faurie (Exteriores), Nicolás Dujovne (Economía), Rogelio Frigerio (Interior) y Javier Iguacel (Interior); el titular del Banco Central, Guido Sandleris; el titular de Medios Públicos, Hernán Lombardi, y el embajador en Beijing, Diego Guelar.

Resultado de imagen para macri xi jinping olivos

El trabajo frente a Trump -principal sostén mundial del plan de apertura de Macri y del rescate financiero que dio el FMI- es tan sofisticado que el Plan Estratégico hace un giro por el cual la Argentina reconoce -pero no se integra directamente- al llamando megaproyecto chino económico y de planes de infraestructura conocido como One Belt One Road (la nueva “ruta de la seda”).

La visita continuó con la declaración a los periodistas, que no tuvieron un trato tan distinguido como la prensa china.

Entre el color que se vio este domingo en Olivos se puede resaltar la demostración de polo que le hicieron a la delegación invitada. Y Xi se llevó de regalo un valioso caballo de polo de uno de los mejores reproductores del mundo que le regaló el presidente de la Asociación Argentina de Polo, Eduardo Novillo Astrada.

Entre tanto Mora Godoy, la bailarina de tango que deslumbró con sus pasos a los líderes del G20 el viernes en el Teatro Colón, se quedó con las ganas de la foto bailando con Xi. Lo sacó a bailar y el presidente chino declinó.

Godoy sí se había sacado una foto bailando con Barack Obama en la Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s