Más noticias

Jesica Rey: «Este es un ministerio de puertas abiertas»

Lo señaló la ministra de Comunicación Pública bonaerense, la estratega del área del Gobernador Axel Kicillof

(*) Entrevista del diario «La Capital» de Mar del Plata

Platense de nacimiento, Jesica Rey no se movió de su ciudad hasta 2011, cuando el gobernador, que en ese momento estaba en el gabinete nacional, la convocó a trabajar a su lado y debió mudarse a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Criada en una familia de clase media despolitizada, hija de un taxista y una ama de casa, se debatió entre el periodismo y el profesorado de historia, hasta que se inclinó por la comunicación en 1999, justamente cuando la histórica agrupación de periodismo “La Walsh” perdía la conducción del centro de estudiantes frente a la “Haroldo Conti”.

Durante los primeros dos años de la carrera se dedicó solo a estudiar “como una ultrañoña” (sic). Pero en 2001, cuando el paquetazo de López Murphi intentó arancelar la universidad, empezó a participar de las asambleas y a militar, rompiendo con la cultura del “no te metás” con la que se había criado. De esa casa de altos estudios, se fue con un título bajo el brazo y aún continúa como docente de la Tecnicatura en Comunicación Política.

Jesica Rey, la ministra de un área clave

En 2004 empezó a trabajar en la Casa de la Provincia de Santa Cruz, donde reconoció la figura de Néstor Kirchner, de quien recuerda su discurso de asunción porque fue un punto de inflexión en su manera de ver la política, por primera vez sintió que podía ser parte de un proceso político que la incluyera. 

Su derrotero político empezó “con Néstor y de ahí todo se fue decantando hasta acá. Imaginate desde el ¿qué hacés ahí en la marcha? de mi viejo, hasta ser parte de un gabinete. La historia te va poniendo en lugares en los que no imaginabas estar y te va deconstruyendo un montón de creencias. Parte de crecer es poder cambiar de opinión, reconocerlo y cambiar. No es sabio el que se mantiene siempre en el mismo lugar”.

Jesica Rey junto al Gobernador Axel Kicillof

¿Desde cuando estás trabajando al lado del gobernador?

Hace muchos años que trabajo con Axel, desde principios de 2012, cuando asumió como vice ministro en la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía de la Nación. Yo hacía muchos años que ya trabajaba en la Casa de la Provincia de Santa Cruz. Y si bien nunca trabajé en una construcción política para tener un cargo, tengo la dicha de poder hacer lo que me gusta, lo que estudié y lo que me apasiona, que es la comunicación. A veces hice cosas más lindas, otras hice algunas más tediosas y rutinarias, pero siempre trabajando en materia de comunicación.

A pesar de no trabajar políticamente para tener un cargo, esta es una buena oportunidad para poner al servicio de la gente todo lo que aprendí en la universidad y en mis experiencias previas. Tengo la plena vocación para realizar la mejor tarea en materia comunicativa y así devolver lo que te da el estado cuando pasas por una Universidad Pública y tantos años trabajando.

¿Cómo nace la idea de crear un Ministerio de Comunicación?

Cuando me dijo que me hiciera cargo del área que me iba a tocar, analicé qué hacer y tras estudiar la estructura existente, entendimos que no tenía sentido que hubiera dos áreas con rango ministerial ocupándose de la comunicación. Estaba el Ministerio de Asuntos Públicos, que planificaba a la comunicación y la Secretaría de Medios que era la que difundía. Entendimos entonces que lo mejor era coordinar y trabajar de manera unificada, más allá de que Axel nos pidió una reestructuración en pos de eliminar cargos superfluos y achicar la orgánica.

Dada la situación de emergencia en la que se encontraba  la provincia, mi propuesta fue unificar las áreas para que todo esté bajo una misma dependencia y homologando a la situación previa a 2015, en una Secretaría de Comunicación Pública, porque la comunicación no es solo contar un hecho y el ministerio debe servir para ayudar a la gente que estudia comunicación a insertarse en el mercado laboral y que puedan volver a sus ciudades y tener un futuro, diseñando y teniendo buenos proyectos que encuentren un desarrollo integral y productivo. Y en ese marco de propuesta Axel decidió que hacer una Secretaría de Comunicación con rango ministerial y hacer un ministerio de Comunicación, no variaba en cuanto a formato y por eso se decidió por el Ministerio de Comunicación Pública.

La ministra Jesica Rey el día de la jura ante el Gobernador Axel Kicillof

¿Esto implica una forma diferente de pararse frente a los medios en materia comunicativa?

Este es un ministerio de puertas abiertas, porque la línea de Axel es que este sea un gobierno de puertas abiertas. El gobernador dijo durante la campaña que los medios del interior como industria productiva eran una unidad muy fuerte que la provincia necesitaba y que no podía dejarlos morir porque sí. Así que además de la ayuda económica que genera la pauta publicitaria, era necesario darle contenido y generarle entrevistas para darles volumen de contenido.

A mi siempre me van a encontrar dispuesta a contar cosas, a hablar y contar todo lo que pueda. Siempre mi límite es lo que el funcionario disponga y decida, y lo que nosotros consideramos que es bueno. Siempre tengo como meta chequear la información, por eso tardo en contestar. No me gustan los supuestos, los rumores y por eso no me gusta responderlos.

La idea de este ministerio es generar una comunicación amigable. Entendemos que con muchos medios tienen diferencias ideológicas con la manera de hacer política de Axel y eso tiñe la línea editorial. De todas formas nosotros trataremos que los bonaerenses tengan la información de lo que está sucediendo, de dar a conocer lo que se hace, el trabajo que realizamos día a día y el empeño que estamos poniendo para sacar adelante a la provincia. No nos interesa tener protección mediática para ocultar lo malo y que solo se hable de lo bueno, para que lo adulen, no es algo que le interese al gobernador. No va a ser este un ministerio de extorsión y de látigo con la pauta.

¿Que tan complicado es trabajar tan cerca del gobernador?

No es difícil trabajar con el gobernador. Es rebelde, pero no es difícil trabajar con él. Es una persona siempre dispuesta a escuchar, después toma lo que le parece y a partir de eso, actúa. Pero siempre escucha. Pasa que es una persona tan convencida de lo que hace, pero eso no quiere decir que sea caprichoso y no revea posiciones. Pero para demostrarle algo hay que argumentarle muy bien, sobre todo si va en contra de su pensamiento. Es una persona accesible, cero déspota, recontra humano. Tiene días malos como todos, pero es una persona que hace chistes, que te llama para cargarte, que está atento a los detalles, que se aparece de repente en tu oficina.

Kicillof decidió vivir en la residencia. Esto no pasaba desde Felipe Solá

Felipe fue el que le dijo “tenés una pileta hermosa, tenes un departamento arriba” y le dio todos los tips “disfrutables de la residencia”. Y tanto su pareja como sus niños se han adaptado más que bien. Cuando empiecen las clases va a ser más de ida y vuelta, porque sus hijos ya tienen la vida muy modificada con su padre gobernador, como para además cambiarlos de colegio, pero iremos y vendremos.

¿Axel decidió trabajar y gobernar desde La Plata?

Nos dio la indicación a todos los ministros que nos instalemos acá, porque la verdad es que estaba todo armado y en funcionamiento en Capital y el dijo “todo el mundo se va a laburar a La Plata” y estamos todos instalados acá. Esa fue la indicación, se gobierna desde La Plata. 

¿Las reuniones de gabinetes serán en los ministerios?

Si, serán itinerantes en los ministerios, pero también en los municipios. Axel quiere ministros en territorio, no encerrados en una oficina y a los que nadie pueda acceder. En territorio, hablando con la gente, solucionando los problemas y dando respuesta. No entre cuatro paredes digitando todo por teléfono.

A 8 años de ser convocada, hoy Jésica Rey es parte de la mesa chica del gobernador, tanto así que tiene entre los ministros el despacho más cercano y es la encargada de cuidar no sólo su imagen, sino lo que comunique, algo un tanto difícil con una figura tan verborrágica, desacartonada y rebelde, como la de Axel Kicillof.

Fuente: «La Capital» de Mar del Plata

Deja un comentario