El exsenador nacional y fundador de «Cambiemos» dialogó con Martín Aguirre y Fernando Pietrafesa en «Actualidad Política TV» por Canal Metro.

El dirigente radical habló de muchos temas en una extensa entrevista, entre ellos sobre las PASO y su apoyo al precandidato a diputado nacional, Facundo Manes: «Las paso se han recuperado gracias a que el radicalismo y juntos por el cambio está planteando competencia en varios lugares». Y respecto a Manes, dijo: «Facundo es una sensación y es un aire fresco. tiene un discurso nuevo y fresco». «Es muy bueno debatir las cosas que manes está planteando que es una argentina que a través del conocimiento genere empleo, recupere las pymes, le otorgue oportunidades, sobre todo a los chicos jóvenes que hoy no tienen proyecto de vida, que genere movilidad y progreso social, hace rato que se había perdido ese discurso».

Y agregó: «En una argentina muy ligada al discurso del distribucionismo, que es una deformación, porque ya no se puede distribuir lo que no hay en la Argentina».

Por otra parte, Sanz se refirió al «OlivosGate» y el posible juicio político al Presidente: «La que tiene que hablar es la justicia y ya es hora que hable. hay un delito y cuando se ha cometido un delito en el ejercicio de la función pública, la que tiene que intervenir y rápido y con un dictamen que sea contundente, es la justicia. a partir de ahí podemos decidir que hacemos con los imputados o condenados por ese delito». Y continuó: «Pero lo más importante, hay una ilegalidad que es un delito y que en términos políticos supone una gravedad inconmesurable porque ha sido cometida por la más alta magistratura que, además de no tener que cometer delitos, debe dar el ejemplo, cosa que acá no sucedió». «Lo primero que hay que hacer es tener un dictamen judicial en un proceso judicial, a partir de ahí, el mal desempeño ya no es más discutible y el mal desempeño es una de las causales de juicio político. pero insisto, lo primero es tener un dictamen judicial de que acá hay delito».

También, el exlegislador nacional fue consultado acerca si sería candidato presidencial en 2023: «No, yo ya pasé esa etapa. Estoy alejado de la función pública eso es lo que yo tomé la decisión hace varios años, no estoy alejado de la política, sigo militando y ayudando y mi rol hacia adelante va a ser el mismo, seguir ayudando a mi partido primero, al radicalismo dentro de juntos por el cambio y a los candidatos que surjan de este espacio». Y agregó: «Sobre todo hoy, muy entusiasmado porque el radicalismo ha cobrado una relevancia y una importancia significativa y me siento muy a gusto de acompañar a Facundo (Manes), a Adolfo Rubinstein y a los candidatos radicales del interior del país».

Además, dio su opinión sobre la imagen del Presidente Alberto Fernández: «La primera pregunta que me haría es ¿tuvo en algún momento poder el presidente o el poder siempre estuvo en otro lado?. Creo que a medida que ha ido transcurrido el tiempo en este año y medio de gestión y sobre todo, en lo que se ha visto en este acto que compartieron el presidente y la vicepresidenta, está claro que el poder, el poder real, el poder de decidir, el poder de modificar el estado de cosas o las situaciones, que es el verdadero poder cuando se gobierna, no lo tiene, no lo tuvo nunca el presidente y siempre estuvo en manos de la vicepresidenta». «Lo que es cierto, es que las cosas que ha hecho el presidente y sobre todo esto del ‘OlivosGate’, desluce aún más su figura, desluce ahora si un poco hasta la performance electoral del conjunto y eso es lo que tiene aterrada a la vicepresidenta y eso es lo hace que ella haya salido a la cancha a jugar directamente porque está en juego su proyecto político, su modelo, que nunca fue el modelo de Fernández, es el modelo de cristina, de La Cámpora, del kirchnerismo puro y duro, que es el modelo que ella tan elocuentemente y explícitamente dijo en un acto que es gobernar por varios mandatos. nosotros ya tuvimos la experiencia de que gobernaran por más de un mandato de 2003 a 2015 y dejaron un país en muy malas condiciones».

En tanto, el expresidente de la UCR ante la pregunta si ¿se le transformó en un arma de doble filo el manejo de los planes sociales al gobierno?, dijo: «Totalmente, totalmente. les está explotando a este gobierno algo que ellos fomentaron, crearon, propiciaron y que ya está agotado. el modelo clientelar, asistencialista del estado paternalista está agotado».

Por último, habló del liderazgo actual en «Juntos por el Cambio»: «Juntos por el cambio tiene un liderazgo colectivo desde el mismo momento que se transformó de una coalición oficialista en los años anteriores a una coalición opositora, desde diciembre de 2019 ingresó en una etapa con un liderazgo colectivo que lo ejerce la mesa de juntos por el cambio donde está también Macri, pero están los gobernadores, los presidentes de partido, los presidentes de bloque. ¿eso es bueno o es malo?, en una etapa de transición es bueno, en la medida en que es liderazgo colectivo conserve unidad, cohesión y una estrategia común. hasta acá eso está garantizado. pero de aquí en adelante, espero que vayan apareciendo otros liderazgos pero lo dirá la gente con el voto en las elecciones».

Mirá la entrevista