Más Noticias

Ganó López Obrador y es el nuevo Presidente de México

AMLO, como se lo conoce popularmente, fue candidato a presidente en 2006 y 2012. En su primer intento, perdió por 0,56% de votos

“Soy terco, es de dominio público”, admitió Andrés Manuel López Obrador al arranque de su campaña electoral en México.

Si hay algo que le reconocen al candidato de centroizquierda es su tenacidad. “Con esta misma convicción actuaré como Presidente de la República”, repitió varias veces. López Obrador, conocido como AMLO, busca desmarcarse de la clase política que ha gobernado México en casi un siglo y se presentó como un adalid contra la corrupción. Como prueba, insiste en que será un gobernante austero: no usará el avión reservado a presidentes y planea convertir la famosa residencia presidencial en un centro cultural. “Voy a obtener la mitad del sueldo de lo que recibe actualmente el Presidente”, asegura.

Esa lucha contra la corrupción caló muy hondo entre los mexicanos, hartos de los excesos de las élites políticas -a las que López Obrador llama la “mafia del poder”- y de los escándalos de la administración del sexenio del saliente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Logró un proyecto que equilibra tres cosas: la guerra contra el narco, la guerra contra la corrupción y la guerra contra el proyecto neoliberal que ha sido muy dañino para México, detallan los analistas. López Obrador llama a su movimiento “la cuarta transformación de México” y se compara con héroes de la historia nacional como Benito Juárez (1806-1876), figura clave en la construcción de la República en el siglo XIX.

Su proyecto para la nación 2018-2024 incluye reducir los salarios de funcionarios públicos en un 50%, asegura que no aumentará impuestos ni la deuda pública y prometió el fin de la reforma energética.

Varios empresarios lo han enfrentado, entre ellos el magnate Carlos Slim, quien cuestionó su plan de detener la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Y AMLO le respondió: si Slim cree que el aeropuerto es buen negocio, “que lo haga con su dinero”.

López Obrador deja un reguero de frases polémicas en sus campañas electorales en las que tiene vasta experiencia, hechas de más derrotas que de victorias: tanto en 2006 y 2012 buscó infructuosamente la presidencia de México. Sus críticos lo tachan de mal perdedor luego de que, tras la elección de 2006, que perdió por solo un 0,56% de votos, desconociera los resultados y bloqueara la vital avenida capitalina Paseo de la Reforma por semanas. Incluso se autonombró “presidente legítimo de México” en un evento en el que hasta se puso una banda tricolor en el pecho.

Originario de Tabasco (sureste), “El Peje”, como también se le conoce, tiene 64 años y cuatro hijos. Inició su carrera política en las filas del PRI, que después abandonó para sumarse al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En 1994 buscó el gobierno de su estado natal, que no consiguió, aunque para el año 2000 saltó a la escena nacional al convertirse en jefe de Gobierno de Ciudad de México.

Se le dio por muerto de la escena política en varias ocasiones. “Por caernos y volver a levantarnos y volver a caernos y volver a levantarnos”, dijo en el acto de cierre de campaña, acompañado de su segunda esposa Beatriz y sus cuatro hijos. Esta vez, se ha trazado metas claras: triunfar o irse a “la chingada”, popular expresión mexicana que significa abandonar la carrera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s