Más Noticias

CGT: El Gobierno apoya la reorganización sin los Moyano

La Rosada quiere una central con voceros definidos. Avala los posibles nombres para conducirla. Sasia y Moser, los preferidos

Liderazgo y voceros definidos. Razonables y pragmáticos. Mauricio Macri había trazado el objetivo de que la CGT se ordenara con una nueva conducción con esas características, alejada de la confrontación de los Moyano. Ahora el Gobierno acompaña el proceso que transcurre en esa dirección, celebra la serie de paritarias cerradas en el 15% fijado como pauta, avala los candidatos para dirigir la central obrera y espera el inicio de la nueva etapa para insistir en el Congreso con la reforma laboral, esta vez no en paquete sino en capítulos.

“Necesitamos que la CGT y también el peronismo tengan liderazgos y voceros definidos. Si no vuelve a pasar que acordamos con algunos y después aparece otro que te lo baja”, dijo a Clarín uno de los funcionarios encargados de trabajar la estrategia del Gobierno con los gremios. El comentario remite al proyecto de reforma laboral: Mario Quintana -coordinador del Gabinete-, Jorge Triaca -ministro de Trabajo- y otros lo habían cerrado con la mayoría de los sindicalistas y a Pablo Moyano le alcanzó con mencionar “la Banelco” para que Miguel Pichetto lo congelara en el Senado. En ese momento el Presidente se propuso aislar al camionero, ahora recostado sobre sectores del kirchnerismo, como quedó reflejado en la protesta del 21 de febrero en la avenida 9 de Julio y en la reedición del MTA.

“Hay que ver cómo termina, pero vemos bien esta nueva etapa de la CGT. Están caminando con racionalidad”, expresó su satisfacción otro integrante del Gobierno con vínculo con el sector, que explicó la distancia de la central con Moyano por la postura y el discurso beligerante de su hijo Pablo: “No sabemos si están tan mal con Hugo, pero la irracionalidad de Pablo los espanta”. Lo que no dicen abiertamente en la Casa Rosada es la línea abierta con los más afines para dar respuestas a los reclamos por los fondos de las obras sociales sindicales y los tratamientos de alta complejidad, entre otros temas. El ex líder de la CGT era el principal interlocutor de Macri entre los líderes gremiales, hasta los cortocircuitos por la reforma laboral y los problemas impositivos de la empresa OCA.

El “proceso de normalización” de la central avanzó en una reunión en UPCN, a la que asistieron dirigentes de buen vínculo con la Casa Rosada y que no participaron de la marcha del 21F (Armando Cavalieri, Héctor Daer, José Luis Lingeri, Roberto Fernández, el anfitrión Andrés Rodríguez) y otros que tomaron distancia del camionero, como Juan Carlos Schmid y dos de su sector, Jorge Sola y Carlos Frigerio. Habrá una reunión de Consejo Directivo en abril, previa al Comité Central Confederal en el que se decidirá la conducción en reemplazo del triunvirato. Ese grupo, alejado del nuevo armado de Moyano con perfil más confrontativo, decidió acelerar los tiempos: “El criterio es que sea lo más rápido posible”, aseguró Schmid.

Como contó Clarín, Sergio Sasia (Unión Ferroviaria), Guillermo Moser (Luz y Fuerza), Héctor Daer (Sanidad) y Ricardo Pignanelli (SMATA, aun sin participar de las negociaciones, igual que la UOM), tenían el aval del Gobierno como candidatos a dirigir la CGT. Ahora se agregó Schmid (Dragado y Balizamiento). “Hay varios orejeando las cartas y no le vamos a levantar la mano a ninguno. Los cinco nos parecen razonables, pragmáticos, más allá de las diferencias se puede tener un diálogo franco”, argumentaron en el Gabinete. Aunque aclararon que dejarán que los sindicalistas manejen sus tiempos y no esperan una definición rápida (“todavía está verde”), el Gobierno prefiere un único dirigente como líder y no otra conducción colegiada: “Quedó demostrado que el triunvirato no dio resultado”.

La estrategia de la Casa Rosada también dio resultado con el cierre de paritarias en el 15% (con cláusula de revisión y no gatillo), en línea con la meta oficial de inflación para este año: ya firmaron Comercio, Luz y Fuerza, Obras Sanitarias y UTA. En el Ministerio de Trabajo buscarán continuar la serie con los sindicatos del petróleo, la construcción y los encargados de edificios.

“Hay una fantasía por parte del Gobierno si cree que puede tener un movimiento obrero oficialista. Nosotros estamos trabajando con todos los sectores, menos Moyano que se autoexcluye”, dijo a este diario uno de los protagonistas del armado de la nueva CGT. Aun así la confrontación quedará del otro lado y el oficialismo esperará a contar con el aval de la central para avanzar con los proyectos segmentados de la reforma laboral. Los primeros serán el blanqueo contra el trabajo en negro, la Agencia de Formación Profesional y la de Tecnologías de Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s